¿Reino Unido de divorcio en divorcio?

Gobierno británico quiere retrasar referendo de independencia escocés pero no hay consenso preciso tras la reunión de Theresa May y Nicola Sturgeon

Autor:

Juventud Rebelde

LONDRES, marzo 27.— La primera ministra británica, Theresa May, viajó a Escocia para reunirse con la jefa del Gobierno regional autónomo, Nicola Sturgeon, en un último intento por evitar la celebración de un referendo de independencia que pudiera significar otro divorcio para el Reino Unido.

El Parlamento escocés solicitará este martes una consulta de escisión, lo que pone contra la pared al Ejecutivo de Londres un día antes de activar la salida del país de la Unión Europea (UE), opción conocida como Brexit.

May describió la unión de Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales como «una fuerza imparable» y defendió la integración del Reino Unido al rechazar las ansias separatistas de los escoceses, dijo PL.

«Mi posición es muy simple y no ha cambiado (…) Ahora no es el momento de hablar de un segundo referendo de independencia», indicó la líder conservadora en una entrevista con medios periodísticos.

Pero Sturgeon prevé el referendo para fines de 2018 o principios de 2019, cuando habrá claridad sobre el resultado de las negociaciones del Brexit y tras el encuentro con May de este lunes insistió en que «los escoceses pueden tomar una decisión bien fundamentada sobre su futuro en ese plazo».

Al decir de la líder independentista, su Gobierno solicitará la convocatoria al referendo ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo con Londres sobre los términos del Brexit.

Escocia, donde se impuso el voto a favor de la permanencia en la UE por más del 60 por ciento, teme que la separación del bloque comunitario, sobre todo la salida del Mercado Único Europeo, perjudique sus intereses.

Sin embargo, amparado en el 52 por ciento de votos a favor del Brexit obtenido en el referendo al que se convocó a todo el país, el Gobierno británico invocará este miércoles el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia un período formal de dos años de negociaciones sobre la retirada de un país comunitario de la UE.

La Primera Ministra escocesa quería debatir con May qué poderes se podrían transferir desde Bruselas hacia el Gobierno de Escocia después del Brexit, pero dijo que no «hubo voluntad» de iniciar conversaciones y en declaraciones a la BBC señaló que May no cedió en su posición, apuntó DPA.

La Primera Ministra británica cuestionó el plan de una segunda consulta y consideró que causaría divisiones y una gran incertidumbre económica.

Si, tal como se espera, el Parlamento escocés autoriza a Sturgeon a iniciar conversaciones formales, lo más probable es que el Gobierno de May postergue el proceso e intente persuadir al Partido Nacional Escocés (SNP) para que celebre el referéndum después  que se complete el Brexit, en marzo de 2019, añadió DPA.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.