T. Rex provoca al oso con un ultimátum

A todas luces, el diálogo será tenso, en tanto el Secretario de Estado norteamericano llegó con un ultimátum para el presidente Vladimir Putin, al que instó a elegir entre Bashar al Asad y una alianza con Occidente

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, abril 11.— Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos viven su momento más complicado desde el final de la Guerra Fría, comunicó este martes el Ministerio de Exteriores ruso, poco antes de que llegara a su capital el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, quien se reunirá el miércoles con su par Serguei Lavrov.

El texto apunta que la administración de Barack Obama hizo «todo lo posible para empeorar las relaciones», y afirma que esperan que la visita de Tillerson sea productiva. «Confiamos en que haya unas negociaciones productivas. Esto es importante no solo para el futuro desarrollo de nuestra cooperación bilateral, sino para la situación general en la arena internacional», afirmó el Ministerio, según EFE.

«Los intentos de culpar a Rusia que se llevaron y se llevan a cabo por el establishment político estadounidense son una hipocresía. No fuimos nosotros los que provocamos la revuelta anticonstitucional en Ucrania, ni tampoco prendimos la hoguera de la llamada primavera árabe», subraya la nota.

Moscú dejó claro que no va a ceder a las presiones de Washington para que cese el apoyo al presidente sirio, Bashar al Asad, y reiteró que pedirá explicaciones sobre el ataque de EE. UU. a una base área siria, sobre lo cual el Kremlin insiste en una investigación imparcial del uso de armas químicas en el país árabe.

«Rusia no va a renunciar a sus legítimos intereses y solo aceptará cooperar de igual a igual, algo que tampoco ahora gusta a todo el mundo en Washington. Pero estamos abiertos a un diálogo de lo más sincero sobre cualquier cuestión de la agenda bilateral e internacional», advierte el mensaje.

«Quisiéramos entender durante las conversaciones si EE. UU. es consciente de la necesidad de normalizar las relaciones bilaterales», agregó.

A todas luces, el diálogo será tenso, en tanto el Secretario de Estado norteamericano llegó con un ultimátum para el presidente Vladimir Putin, al que instó a elegir entre Bashar al Asad y una alianza con Occidente.

«¿Es esa una alianza a largo plazo que sirve a los intereses de Rusia o preferiría unirse a Estados Unidos, junto con otros países occidentales y de Medio Oriente, para resolver la crisis en Siria?», dijo Tillerson antes de su viaje.

Tillerson había participado en Italia en una reunión del G-7 y acordó con la primera ministra británica, Theresa May, «presionar» a Rusia en torno al apoyo al Gobierno sirio.

No ha dejado de decir que Rusia es responsable «moral» del presunto ataque químico del 4 de abril en la provincia siria de Idleb, con casi un centenar de civiles muertos.

Vladimir Putin ha acusado a los países occidentales de querer normalizar a costa de Rusia las relaciones con Trump, después de haber tomado partido, durante la campaña electoral en EE. UU., en favor de Hillary Clinton.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.