Una casa de Seychelles en Cuba

Este miércoles quedó inaugurada la sede de la Embajada permanente del país africano en Cuba

Autor:

Marylín Luis Grillo

Un nuevo capítulo en las relaciones de Seychelles con América Latina y el Caribe se inició este miércoles al quedar inaugurada la sede de la Embajada permanente del país africano en Cuba, la primera de esa nación en la región.

Con la presencia del presidente seychellense, Danny Faure, de visita en La Habana desde el pasado martes 25 de abril, se izó la bandera de la República ubicada en el océano Índico, y se entonaron los himnos de ambos Estados insulares.

El secretario de Exterior de Seychelles, Claude Morel, aseguró que la ocasión «es expresión de la relación de larga data que ha existido entre nuestros dos países y que ha resistido la prueba del tiempo, es símbolo de una fraternidad que se yergue por encima de poderosos desafíos, es confianza en un futuro que se ve efectivo por el constante fortalecimiento de las relaciones en los años venideros».

Debemos estar contentos de su gran significado, que resalta los profundos lazos tradicionales que nos unen, refirió Morel.

El Secretario recordó además eventos que han marcado los intercambios bilaterales entre ambas naciones, desde el establecimiento de los vínculos diplomáticos en 1978. «Nuestra historia es una historia de cooperación y relaciones basadas en prioridades y anhelos comunes», acotó.

Los nexos con Cuba han tenido un gran impacto en el desarrollo futuro y el progreso de Seychelles —apuntó—, lo cual ha llevado a que la nación haya sido la primera de África en el Índice de Desarrollo Humano en 2016, de acuerdo con el listado publicado por el PNUD.

«El compromiso permanente de Cuba en la promoción del bienestar y el desarrollo de Seychelles ha contribuido a este monumental logro», dijo Morel, al tiempo que resaltó los aportes de la Isla en salud, medioambiente, cultura, agricultura, deporte y educación.

Unos 51 jóvenes seychellenses han estudiado en Cuba. Nos sentimos orgullosos de los graduados, agregó, que ocupan una amplia gama de posiciones de liderazgo en el país insular, ejemplo de ellos es el propio presidente Faure, licenciado aquí en Ciencias Políticas, en 1985.

En tanto, el primer embajador permanente del país africano en La Habana, Joseph Nourrice, afirmó que la inauguración de la sede diplomática significa el deseo de ambos países de elevar sus relaciones bilaterales a estadíos superiores y «honra los logros de un modelo de cooperación Sur-Sur entre dos Estados insulares en desarrollo».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.