Puerto Rico: ganó la abstención

Ello es entendido por muchos como una derrota para el anexionismo en el plebiscito del domingo, aunque esta variante obtuviera la mayor cantidad de votos emitidos

Autor:

Juana Carrasco Martín

SAN JUAN, junio 12.— Aunque el gobernador puertorriqueño Ricardo Rosselló (Partido Nuevo Progresista, PNP)se siente como triunfador y reafirmó que reclamará la anexión a Puerto Rico después del plebiscito del domingo, lo cierto es que una lectura a fondo de los resultados no beneficia a los defensores, como él, de la estadidad, a pesar de que esa variante obtuviera la mayor cantidad de votos.

«Hoy comienza la segunda parte de esta gestión, donde estaremos exigiendo que se haga valer la voluntad del pueblo de Puerto Rico, donde estaremos yendo a Washington y a foros nacionales e internacionales porque Estados Unidos tiene que responderle a ese reclamo», señaló Rosselló tras conocer los cómputos, según PL.

Sin embargo, si bien la estadidad obtuvo, según los primeros conteos aún sin oficializar, un 97 por ciento de los sufragios emitidos, ello solo representó el sufragio de 502 617 electores de un universo de 2 260 804 ciudadanos habilitados. Es decir, que acudió apenas un 23 por ciento del electorado: ni siquiera la cuarta parte.

La abstención no significa cualquier cosa en este caso. Fue la variante promovida por las distintas corrientes independentistas, los libre asociacionistas y hasta por el Partido Popular Democrático (PPD) defensores del actual estatus y otras organizaciones opositoras. Por lo tanto, la ausencia a las urnas debe verse como una derrota para el gobernante PNP y los intentos anexionistas.

Por eso, tampoco debe sorprender que la libre asociación/independencia recibiera el 1.5 por ciento de los sufragios y el actual status territorial, 1,32 por ciento: los líderes de ambas posturas llamaron al boicot, y la exhortación tuvo efectividad.

Héctor Ferrer, presidente del PPD, recalcó que las pretensiones (anexionistas) del Gobierno carecen de validez al haberse abstenido ocho de cada diez de los inscritos para votar, señaló EFE, en tanto la vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, entendió que el plebiscito fue inútil y, la anexión, derrotada.

Estados Unidos, que no avaló finalmente la consulta (sin carácter vinculante), se pronunció informalmente este lunes, si por ello pueden entenderse las declaraciones del secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien comentó que «ahora que la gente se ha expresado en Puerto Rico, esto es algo que el Congreso tiene que atender. El proceso tendrá que darse a través del Congreso», afirmó, según publicó el diario boricua El Nuevo Día en su web.

No hay nada, sin embargo, indicativo de que tal proceso podría darse en serio. Mientras, en San Juan, el secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, afirmaba que «la expresión democrática del pueblo en el plebiscito tiene peso y esta misma semana el gobernador Ricardo Rosselló Nevares estará comunicando los resultados del plebiscito tanto al Congreso como la Casa Blanca».

Por su parte, la Vicepresidenta del PIP explicó que el independentismo promoverá que se utilice en Washington, como posible mecanismo de descolonización, el proyecto de ley HR 900, sometido por el congresista Luis Gutiérrez, de origen boricua, a sugerencia de esa organización política socialdemócrata.

Esta medida exige al Congreso estadounidense enfrentar la situación colonial de Puerto Rico para que sus habitantes escojan entre la independencia y la libre asociación, reportó PL.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.