Trump en la máquina del tiempo

Este viernes, Trump optó por continuar la vieja política hacia Cuba del garrote y el garrote

Enrique Milanés León
digital@juventudrebelde.cu
16 de Junio del 2017 23:55:54 CDT

Infinidad de medios de prensa pifiaron en sus titulares. «Donald Trump firma una nueva política exterior hacia Cuba», publicaron a los cuatro vientos.com ignorando un detalle importante: no es una nueva política, es la vieja, la más rancia y fracasada. La que jamás les dio resultado ni tiene pintas de hacerlo. A tal punto lo es que el Presidente de Estados Unidos lanzó a la basura añejas caretas al pasar a retiro la lustrada zanahoria de Barack Obama. Este viernes, Trump optó por continuar la política del garrote y el garrote.

Decir que es nuevo que la Casa Blanca no permite el turismo de sus ciudadanos en Cuba, que quiere forzar la salida de un Gobierno rebelde, que pretende cambiar un sistema ajeno que no le agrada; decir que Washington apoya a la disidencia que ha cultivado —de degeneración en degeneración de la Casa Blanca— en verdes surcos de dólares, que es alérgico a los militares cubanos y esquizofrénico con los Castro y que ahora sí está a punto de conseguir una «Cuba libre»… merece todo una fe de erratas. Porque en esa parrafada, la más vieja del mundo, solo faltaron «las maletas».

Una cosa salta a la vista: a cinco meses de su investidura, Donald Trump es un presidente en llamas, acosado y acusado, objetado fuera y dentro de su partido, un pobre multimillonario ahogado en política urgido de lanzar farolazos que desvíen un tanto la atención de su veloz historial de desvergüenza, un mandatario obligado a pagarle a la ultraderecha anticubana en el Capitolio no tanto los votos del ayer —que no le dieron la presidencia, como suele decirse— sino el respaldo en las seguras tormentas del mañana.

Es más que evidente que se ha montado sobre el «legado» de Obama —quien al menos defendió el imperialismo con neuronas— para dar una apariencia presidencial que no alcanza su figura. En ello, quizá más que en el ataque al Obamacare, al pacto con Irán y al Acuerdo climático de París, revertir los avances con Cuba le garantiza que esa prensa que él tanto ha fustigado tenga que hablar de otra cosa que de su probable impeachment.

Claro que, para cubanos y estadounidenses de buena fe, el asunto es más serio que la ocurrencia de un hombre pobremente asesorado. Esta decisión traerá malas consecuencias y llevará a acciones y reacciones que engrosarán los largos folios de un diferendo que presidentes como él no desean terminar.

Donald Trump empleó en su discurso miamense de este viernes una palabra «maldita» para el diálogo que dice convocar. Cuando dijo «retar» a Cuba a sentarse a la mesa con un mejor acuerdo, en la Isla casi todo el mundo pensó en el mulato inmenso que, frente a intenciones parecidas, declinó en Baraguá sentarse en la hamaca enemiga. Así no…

No puede adornarse mucho: este discurso le añadió unas cuantas millas al largo camino de la normalización de relaciones bilaterales. Contra el lento deshielo que estaba en vigencia, Trump optó por un recongelamiento inaugurado en términos burdos, a la medida del segmento jurásico de la comunidad cubanoestadounidense asentada en La Florida y sentada en el Congreso.

Cuba encontrará obstáculos, pero sabrá sortearlos; tampoco eso es novedad. Al otro lado del iceberg que intenta plantar Trump en el estrecho de La Florida también habrá daños porque el cacareado defensor del empleo quiere borrar de un plumazo miles de plazas de compatriotas suyos beneficiados por el acercamiento, y esfumar millones de dólares en bolsillos de aquella economía.

Aunque ello no es una hazaña, los números saben más que Donald Trump. El Centro de Investigaciones Pew ha señalado que el 75 por ciento de los estadounidenses apoyan la menos beligerante política anterior hacia Cuba. Con su decisión, el magnate demuestra la clase de presidente que es y deja muy claro dónde está la dictadura. Hace falta que los medios de prensa del mundo acierten en sus titulares a la hora de escribir qué hará Cuba con la flamante firma de Trump.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Miguel Merino Gomez - 17 de Junio del 2017 8:58:22 CDT

      No encuentro nada nuevo en lo planteado por Trump con respecto a las viejas politicas del Imperio hacia una Islita que tienen atravesada en la garganta pero tambien aprecio que dijo lo que querian oir los que estaban presente en la sala. Solamente hay que fijarse en el vejestorio que lo rodea;que solamente sienten odio por este tremendo pueblo que no permite que lo pisoteen

    2. 2

      Paulino - 17 de Junio del 2017 16:29:02 CDT

      Será difícil sostener una relación donde una parte agrede y chantajea. Cuba no tolerará algo así. Patria o Muerte Venceremos.

    3. 3

      Aníbal "Revolución" - 17 de Junio del 2017 17:00:45 CDT

      17 de Junio de 2017. ¡Saludos...!. Pude alcanzar a ver, en la televisión que representa los intereses de la peor crápula de la ciudad de Miami, donde gambean por sus respetos, la Contrarevolución y Mafia Anticubana, que cuando los periodistas acompañados por los camarógrafos, entrevistaban a muchos de los congregados en las calles aledañas al teatro donde había hablado el presidente del tal -Trump-; que ratificaban lo dicho por el personaje que gobierna al país. Pero, lo que más me llamó la -Atención- por decirlo así; fue que hayan ciudadanos cubanos y entre ellos..., que son mayores de edad, que desean lo -Peor de lo Peor- para nuestro pueblo. Hubo uno, que se manifestó así: -¡Que no hayan ventas de ninguna clase, hacia nuestro país!. -¡Que ya está bueno, de darle dinero al régimen!. Me llamó la atención, el "Odio tan visceral, Destructivo, Apático, Desmedido, Controversial, y carente de Misericordia, hacia todos nosotros los cubanos. Aunque muchos de ellos...olvidan, que hay gentes, que son sus familiares..., y que están pasando tantas necesidades, por culpa de su pensamientos tan negativos hacia nuestro país; como también, que no tienen el menor atisbo de amor, hacia sus familiares que dejaron en Cuba. No cabe dudas..., son cubanos porque nacieron en una isla, como la nuestra; pero jamás sintieron nada por nuestra bella y hermosa "Bandera de la Estrella Solitaria, bordeada en un Triángulo Rojo, con sus Cinco Franjas...Tres Azules y Dos Blancas!. A la verdad, me cuestiono: -¡Que clase de seres humanos..., son estos, que tienen tanto "Odio, Roña, Coraje", contra la tierra que los vió nacer?. "CUBA", siempre será, para todos los ciudadanos dignos y respetuosos, que aman su isla, su terruño, y que luchan y trabajan por su desarrollo y espíritu revolucionario e incansable!. Y recordando a nuestro gran Apóstol y Padre de la Patria Cubana, en la figura histórica de "José Martí", me viene a la mente esta hermosa y profunda frase:¡"La Patria es Ara, No Pedestal!. ¡Que claro estuvo nuestro gran líder revolucionario, el gran "Martí"!. ¡Lo único que quiero hacerle llegar, al Pte. Trump, es lo siguiente: -¡Que nuestra nación cubana, será y seguirá siendo ¡"REVOLUCIONARIA y SOCIALISTA por SIEMPRE, y para SIEMPRE"!. ¡Que seguiremos en la construcción de nuestro "Socialismo", pese a todas las dificultades que nos encontremos, y que cada día más y más, nos seguiremos -SUPERANDO y ESTUDIANDO-, así como que estaremos con la ¡GUARDIA EN ALTO, CUIDANDO Y PROTEGIENDO NUESTRAS FRONTERAS MARÍTIMAS, AÉREAS Y TERRESTRES!. ¡Que lo único que queremos, es vivir en -Paz, Tranquilidad, Progreso y Amor-, para bien de todos los ciudadanos del Glorioso Pueblo Cubano y Revolucionario!. ¡Hasta la Victoria Siempre!. Aníbal "Revolución".

      Noticias relacionadas

      del autor

      en esta sección