Londres en la UE hasta que el brexit los separe

Este lunes inició formalmente el primer divorcio de un país con el proyecto de integración comunitaria europea

Autor:

Juventud Rebelde

BRUSELAS, junio 19.— Las negociaciones de ruptura de Reino Unido con la Unión Europea (UE), conocida como brexit, comenzaron este lunes entre el bloque y el debilitado Gobierno británico, con la idea de mantener conversaciones «constructivas» sobre la marcha, en marzo de 2019, del primer país en seis décadas de proyecto continental.

«Iniciamos las negociaciones para la salida ordenada de Reino Unido de la UE», declaró el negociador europeo, Michel Barnier, tras recibir en la Comisión Europea a su par británico, el ministro David Davis, según reportó AFP.

Ambos bogaron por un diálogo constructivo, pero dejaron entrever diferentes prioridades: la factura a liquidar por Londres y los derechos de los ciudadanos, para Barnier; y el futuro marco de relaciones, para el ministro británico.

Davis mostró su determinación a «construir una fuerte y especial relación», en referencia al futuro marco de relaciones, que podía incluir un acuerdo de libre comercio y que Londres quiere negociar en paralelo al divorcio.

Barnier anunció que el objetivo de los 27 es hacer frente a «las incertidumbres generadas por el brexit», para los ciudadanos, «los beneficiaros de las políticas de la UE» y «en las fronteras, especialmente Irlanda».

Por su parte, Angela Merkel, jefa del Gobierno alemán, deseó un «buen acuerdo» para ambas partes, si bien subrayó que los 27 «formularán sus intereses de manera muy clara y, con suerte, juntos».

Pese a sus posiciones previas, los británicos parecen haber aceptado el planteamiento europeo. «Las negociaciones van a empezar de acuerdo con la secuencia que había fijado la UE», destacó el canciller español, Alfonso Dastis, hecho que para un alto diplomático europeo «muestra que los choques están bajo control».

Reino Unido quiere negociar en paralelo al divorcio la forma de las futuras relaciones con sus todavía socios, pese a que los europeos descartan hablar del futuro sin avances en sus prioridades para la separación.

La factura que debe pagar Londres por sus compromisos adquiridos con los 27, que según las estimaciones podría ascender hasta los 100 000 millones de euros, y los derechos de los cientos de miles de europeos en Reino Unido y viceversa se anuncian como los temas más espinosos.

Pese al optimismo de los líderes británicos, la incertidumbre sobre las negociaciones no desaparece en Bruselas desde que la primera ministra Theresa May perdiera el 8 de junio la mayoría parlamentaria en una elección anticipada, convocada por ella con el objetivo, y la supuesta seguridad, de reforzarse.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.