Uganda: el modelo y la ayuda

Desde julio de 2016, Uganda alberga cada día a 2 000 nuevos refugiados, convirtiéndose en el primer Estado acogedor en África, el de mayor número de nuevos refugiados del mundo y el tercero que más alberga a nivel global

Autor:

Marylín Luis Grillo

Solo la paz mundial puede abrir el camino para una solución sostenible a la crisis de refugiados. Una verdad de Perogrullo que no por obvia debe dejar de ser dicha. Así lo comprende el representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, quien en sus comunicados de esta semana sobre el tema de los desplazados forzados reiteró la importancia del cese de la violencia.

El pasado 20 de junio, Día del refugiado, las nuevas cifras alertaron que lejos de detenerse, los problemas se acentúan: 65 600 000 personas han debido de abandonar su hogar, de los cuales 22 500 000 atravesaron las fronteras. Y, de todos los conflictos internos, a la ONU ninguno le preocupa más que el de Sudán del Sur.

Los sursudaneses huyen de su país, el más joven del mundo, con una tendencia alarmante, y su vecino, Uganda, los recibe con el corazón abierto.

Desde julio de 2016, Uganda alberga cada día a 2 000 nuevos refugiados, convirtiéndose en el primer Estado acogedor en África, el de mayor número de nuevos refugiados del mundo y el tercero que más alberga  a nivel global, solo por detrás de Turquía y Pakistán, indicó EFE.

Pudiera parecer que la posición geográfica le juega una mala pasada a esta nación, que recibe de unos 13 países; sin embargo, los ugandeses han tomado el destino en sus manos y han implementado un sistema modelo de acogida e integración, donde los gentilicios no importan: todos somos humanos en la Tierra y tenemos, como parte de la misma especie, los mismos derechos.

Por ello, garantiza a todo el que llega acceso a servicios sociales básicos, como educación y sanidad, sin discriminar ni separarlos de la población local; además les permite trabajar y cultivar la tierra.

«Mientras que otros ponen barreras para mantener a los refugiados fuera, Uganda está recibiendo números récord con compasión y empatía», elogió el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en la Cumbre de Solidaridad con los Refugiados, con el objetivo de conseguir financiación, que se desarrolló en Kampala, la capital del país.

«He visto abrir las fronteras de Uganda, las puertas del pueblo y los corazones de los ugandeses», continuó Guterres, quien junto a Grandi visitó distintos campos de acogida de la región. «No todos los refugiados son aceptados, algunos son rechazados y a veces en países mucho más ricos», dijo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.