Entrega de armas por las FARC-EP cierra una etapa

Participaron el presidente Santos y el líder del movimiento insurgente Timoleón Jiménez

Autor:

Juventud Rebelde

BOGOTÁ, junio 27.— El acto protocolario que marcó el fin de la entrega de armas por las FARC-EP se celebró este martes en la localidad de Mesetas, en el departamento colombiano del Meta, con lo que se cierra un capítulo de los acuerdos de paz firmados en La Habana y se abre una etapa no menos relevante para que, como coincidieran los líderes de las partes, la palabra sustituya a las armas en el acontecer político nacional.

La presencia del presidente Juan Manuel Santos y del líder del movimiento insurgente Timoleón Jiménez marcó la ceremonia, durante la cual ambos volvieron a estrecharse las manos y fueron entregados, de manera simbólica, los últimos cinco fusiles en poder de las FARC-EP.

Con ellos sumaron 7 132 las armas individuales que la organización puso en manos de la Misión de la ONU encargada del seguimiento y verificación de los acuerdos.

El proceso de entrega comenzó con un primer alijo representativo del 30 por ciento del total, entregado el 7 de junio; una segunda entrega el día 14 y la última, correspondiente al 40 por ciento, que se desarrolló entre el día 21 y este martes. Setecientas armas, se informó, quedan para la protección de las denominadas zonas veredales (26) hasta su desaparición, prevista para el primero de agosto.

Valoramos el cumplimiento de su palabra en la entrega de las armas, que hoy se completa, afirmó el presidente Santos, quien aseveró que la paz en Colombia es real e irreversible, y que defendería con toda la determinación y contundencia el derecho de los que se desmovilizan a expresar sus ideas dentro del régimen democrático.

También reconoció que «quedan aún deberes recíprocos que ustedes y el Estado tenemos que cumplir para que este acuerdo de paz que hemos alcanzado se traduzca en una paz justa, estable y duradera para nosotros y todas las generaciones por venir», lo citó el diario El Tiempo.

A su turno, Timoleón Jiménez se referiría a ese futuro inmediato al manifestarse confiado en que «la democracia abrirá los brazos para que las FARC puedan volver a la vida civil», y asegurar que de ahora en adelante la organización seguirá existiendo exclusivamente por las vías legales y sin armas.

También manifestó inconformidad por lo que llamó negligencia estatal, las «trabas de orden burocrático, administrativo, judicial y hasta político» , y la continuación del asesinato de líderes…

Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, abrió el acto con el informe final del proceso. Sentenció que las FARC habían cumplido y dijo que «con este paso surgen nuevas oportunidades, nuevas necesidades. Además de la dejación de armas, la implementación del proceso de paz y la seguridad será vital para una reconciliación y para el regreso de las FARC a la vida civil», advirtió.

En la ceremonia tomaron parte varios miembros del Gobierno y del Secretariado de las FARC-EP, así como representantes de la ONU, la Cruz Roja Internacional, el mecanismo tripartido de verificación y los embajadores de Noruega, Johan Vibe; y de Cuba, José Luis Ponce, países garantes de los acuerdos de paz, anotó PL.

El acto fue visto en la capital, Bogotá, mediante grandes pantallas ubicadas en puntos céntricos, y contemplado por numeroso público.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.