Imponente desfile por la independencia

En la unión cívico-militar está la clave de la paz y el bienestar de Venezuela para tiempos futuros, afirmó Nicolás Maduro desde el Paseo de los Próceres

Autor:

Alina Perera Robbio

CARACAS, Venezuela.— Extraordinario, imponente, brillante. Con esas palabras calificó el presidente bolivariano Nicolás Maduro el desfile cívico-militar que este miércoles contó con su presencia y tuvo lugar en el Paseo de los Próceres por los 206 años de la firma, el 5 de julio de 1811, del Acta de Independencia del país, y también con motivo del Día de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Un regio despliegue de unidades militares, de grupos productivos, de pueblo, de niños, tomó como escenario a la avenida monumental de los Próceres en muestra de patriotismo y acompañamiento a la Revolución Bolivariana. Jóvenes pilotos de naves aéreas tomaron el cielo en impecables maniobras que dejaban, en forma de estelas, la huella tricolor de la patria.  «Quiero felicitar, a nombre de todo el pueblo de Venezuela, dijo Maduro, a la FANB en su día; y recalco: FANB por ahora y para siempre. Nadie le quitará Bolívar a nuestra Fuerza Armada, como pretenden los ricachones de la oligarquía, como nadie le quitará a Chávez».

Sobre los símbolos patrios, el mandatario exhortó a no permitir «que nadie desfigure la bandera hermosa de la patria, no permitamos que nadie voltee la bandera porque ellos (los enemigos) lo que quieren es voltear el destino de la patria y torcer el destino que hemos tomado». La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), enfatizó, «debe legislar sobre la defensa de los símbolos y de la bandera patria, para castigar severamente a aquellos que traicionan nuestros símbolos, nuestra idea y el amor sublime, sagrado por nuestra bandera».

Sobre la hora que está viviendo la nación de Bolívar, el Presidente expresó: «Queremos paz; queremos emplear toda nuestra energía en sembrar la tierra; queremos emplear todas nuestras energías en hacer la industria próspera; queremos emplear todas nuestras energías en construir un nuevo modelo, diversificado, nuevo, de la economía del siglo XXI (…); queremos emplear toda nuestra energía en los días y años por venir, en refundar la patria».

Nicolás Maduro habló a los militares en términos de lealtad siempre, jamás traición a la patria. Ahí está la clave, dijo, de que lo que venga de aquí en adelante sea labrar la tierra, sea construir la patria, y sea la paz.

«Que nadie se convierta en Caballo de Troya —ordenó el Presidente—, que nadie se ponga al servicio de la oligarquía, que nadie traicione para ponerse al servicio del imperialismo norteamericano ni de ninguna otra potencia imperial».

En la histórica plaza, junto al ejército, la armada, la aviación, la Guardia Nacional y la Milicia Nacional Bolivariana, Maduro reconoció que todas esas fuerzas dieron una muestra de cohesión, disciplina, «capacidad operacional que se desprende de una doctrina y de un concepto estratégico que hoy rige a una fuerza armada nacional absolutamente independiente, con pensamiento propio, con moral propia, una FANB con espíritu propio».

Viendo el futuro —reflexionó el Jefe de Estado—, el mismo  «hoy tiene una puerta que debemos abrir: se llama Asamblea Nacional Constituyente, y dentro de 25 días el pueblo le abrirá la puerta al futuro al votar por la ANC».

Los días que faltan para el 30 de julio, momento de los comicios, tienen que ser de batalla por la paz, cuidándose de las provocaciones, de la violencia inducida, de los falsos positivos que fabrica la derecha, con mucha conciencia y altura, sumando todos los días una voluntad, mil voluntades, millones de voluntades, convocó el Presidente bolivariano.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.