Brasil: ¿La hora cero de Temer?

Se acerca la votación para decidir si se enjuicia a Michel Temer. y muchos alertan que podría estarse preparando un golpe dentro del golpe

Autor:

Marina Menéndez Quintero

A punto de que la Cámara de Diputados vote esta semana si da luz verde para que el Tribunal Supremo de Justicia enjuicie a Michel Temer, el rechazo a la muy alta probabilidad de que sea reemplazado por alguien de su misma calaña crece.

Siguen siendo muchos quienes se preguntan cómo es posible que un Jefe de Estado sobre el que pesan tantas acusaciones desde las escandalosas revelaciones de O Globo en mayo, siga todavía ahí. Y no son pocos quienes se responden que el propio sistema que lo puso no había decidido la pieza de recambio. Otros aducen que se prefirió salvaguardar la precaria «estabilidad» de un país conmocionado por el golpe parlamentario contra Dilma Rousseff.

Lo cierto es que el rechazo a los desmanes sociales causados por la política que Temer, como marioneta, implementa y la repulsa a la corrupción develada en su entorno son aun más desestabilizadores.

Dos huelgas generales en pocas semanas, entre otras protestas multitudinarias, y un movimiento social amplio y diverso que se articula bajo el denominador común del rechazo a su gestión no auguran un clima tranquilo.

El reclamo rebasa la salida de Temer y pide no aguardar a 2018 y que se realicen elecciones inmediatas y directas. Lo que está en el ojo de las mayorías no es ya un hombre, sino un sistema.

Por eso no quieren el sustituto del mismo corte que, según dicta la ley brasileña, emergería de las elecciones previstas en el Congreso si Temer fuera depuesto. En el movilizado panorama social le llaman a eso «golpe dentro golpe».

En tal contexto emergen los rumores, cada vez más fuertes, de que la jugada podría estar lista.

«La razón por la cual nosotros queremos la salida de Temer no es la misma razón por la cual O Globo quiere su salida. Por eso les digo que tenemos que estar atentos ante lo que está pasando en estas horas», avisó el líder del Partido de los Trabajadores, Luiz Inacio Lula da Silva, el viernes.

La alerta coincide con rumores de que el sucesor podría ser Rodrigo Maia, actual titular de la Cámara y a quien, según la ley, le tocaría asumir de modo interino por 180 días antes de cualquier elección, si a Temer se le enjuicia.

Sorprende, porque medios como Brasil Do Fato han alertado que Maia tiene su expediente sucio y podría ir a prisión.

Pero todo dependerá de los debates que abre la Cámara mañana. Si dos tercios de sus 513 miembros están de acuerdo, la Corte Suprema inicia el juicio. Y ya veremos si Maia es el hombre.

Aunque hasta hace unos días se daba por seguro que el mandatario rebasaría airoso esa votación, tal percepción se desvanece.

«Estamos llegando a un punto de falta de gobernabilidad, por lo que es necesario un acuerdo para dar la estabilidad mínima necesaria y llegar a las elecciones (de 2018)», dijo Tasso Jereissati, titular del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tercera fuerza política y respaldo crucial para Temer en el Congreso. Algunos estiman que le abandona.

Lo que ocurra en el legislativo dará más claros indicios de cuáles son los derroteros. En efecto, las próximas jornadas podrían ser definitorias para el pueblo brasileño.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.