Los colores del hongo

Todavía a la humanidad le nacen días como este, genéticamente lastrados por el dolor de aquella bomba. Y con él, domingo de minutos torcidos y cicatriz atómica, llegan de nuevo trozos de la conmoción que estremeció Japón

Enrique Milanés León
digital@juventudrebelde.cu
5 de Agosto del 2017 22:07:20 CDT

Todavía a la humanidad le nacen días como este, genéticamente lastrados por el dolor de aquella bomba. Y con él, domingo de minutos torcidos y cicatriz atómica, llegan de nuevo trozos de la conmoción que estremeció a Japón cuando en la mañana del 6 de agosto de 1945 Hiroshima no fue más que un espeso silencio frente a los teléfonos y telégrafos que al otro lado del hongo indagaban por ella. ¿Qué te pasó, Hiroshima…?

Fue ella el blanco del primer ataque nuclear de la Historia. Estados Unidos, la mayor potencia bélica entonces y actualmente, optó por cerrar la guerra haciendo en segundos el mayor tajo a una ciudad en ayunas. Y tres días después, cuando la piel y el shock ardían por igual, otra bomba letal, del mismo «remitente», mordía Nagasaki. Japón se rindió pero perdimos todos.

Más de un cuarto de millón de muertos—que se fueron de la vida sin justicia ni aviso— entre ambos genocidios merecerían al menos la cordura de un mundo que se empeña en matar, sin embargo seguimos en una cuerda floja entre balas y diálogos. Hace una falta urgente el equilibrio del mundo, esa utopía lograble que tanto desveló a José Martí y que él nos dejó como misión y herencia.

He ahí otra tarea de Cuba Libre: servir de valladar frente a cualquier conflicto. Por eso hace tres años la Celac proclamó en La Habana que esta América Nuestra es Zona de Paz. Y así como Martí entendía que el liderazgo antillano de su Isla podría reflejarse en un papel activo para encontrar concordias, sus hijos, que ayudamos a avivar colombianos amores, comprendemos que también defendemos la patria cuando exigimos respeto a Venezuela.

No, no hay frontera posible si está en juego la vida. Luego de 72 agostos, todo terrícola debe sentirse familiar cercano de los hibakushas —los menguantes sobrevivientes japoneses—, invitarlos a andar en cualquier latitud, limpiar con ellos el sendero de la memoria y entender de una vez que solo la paz convertirá en flor la grisura maligna de aquel hongo.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      FASV - 6 de Agosto del 2017 1:19:02 CDT

      A PESAR DE LOS PESARES JAPON Y USA SON DOS DEDOS DE LA MISMA MANO. USA POR DEFENDER A JAPON ES CAPAZ DE CUALQUIER COSA SI ES NECESARIO.

    2. 2

      Carlos Alberto - 6 de Agosto del 2017 6:16:18 CDT

      La mentablemente es el Mayor crimen y sin castigo.....Pero mas Lamentable es la sumision de los politicos japoneses y gran parte de su sociedad, ademas de la gran cantidad de tropas norteamericanas, en sus bases militares en el pais, donde hacen lo que les venga en ganas. Hoy 6 de Agosto....nada mas y nada menos que"la NHK W ( canal de TV japones)esta transmitiendo un homenaje a los Marines( USA) caidos en la guerra del Pacifico??. Ademas año tras año esa celebracion no es capaz de mencionar al autor intelectual de esos horrendos crimenes ni siquiera palabras de condena. Asi vivimos y asi ejerce USA su poder dominante con su poder belico e informativo o desinformativo. Viva la Paz.

    3. 3

      pepe - 6 de Agosto del 2017 7:58:53 CDT

      Aquél fue un hecho horrendo en la historia de la humanidad, donde mirieron miles de perosnas inocentes, incluyendo mujeres y niños. Creo que no debería repetirse nunca. por ello, nunca entenderé que haya países que han permitido la instalación de armas atómicas en su territorio, y otros, como Corea del Norte, que desarollen tales armas, y cohetes para hacerlas caer a miles de kilómetros. La defensa de un país no justifica, a mi entender, el poner en riesgo la vida de cientos de miles de personas ajenas al conflicto.

    4. 4

      Bavaro41 - 6 de Agosto del 2017 10:11:39 CDT

      Carlos Alberto indiscutiblemente la bomba atomica es un arma de destruccion masiva que costo aproximadamente 2000000 vidas en los dos ataques lo cual siempres es lamentable Pero te imaginas cuantos muertos hubieran ocurrido si estados Unidos se hubiera visto obligado a desembarcar en las Islas japonesas para terminar la Guerra? Un matematico norteamericano premio nobel despues por la inversion de los superconductores calculo basandose en la forma en que los japoneses actuaban en las Islas mas pequenas como Iwo Jima y Okinawa que solo defensores japoneses moririan 2 millones y cerca de 1 millon de noerteamericanos. Ironicamente las bombas salvaron mas vidas que las muertes que causaron. Todo lo demas de que si estaban cerca de rendirse, de que si la URSS estaba dispuesta a yudar es pura retorica. Estados Unidos hizo lo que tenia que hacer en su momento historico como mismo hicimos nosotros en 1962 cuando permitimos a los sovieticos installar los cohetes para protegernos de los estados Unidos.

    5. 5

      José Barba - 6 de Agosto del 2017 15:37:00 CDT

      Hiroshima y Nagasaki pagaron con vidas inocentes lo que el odio y la guerra cobró en medio de apetitos imperiales que todavía hoy persisten. Cuando recordamos aquellos días de agosto de 1945 nos llamamos todos los que amamos la paz a juntar manos y, unidos, clamar a viva voz NO A LA GUERRA, VIVA LA PAZ.

    6. 6

      pepe - 6 de Agosto del 2017 17:23:31 CDT

      Continuando mi comentario: Aunque creo que los gobernantes japoneses de aquella época también tuvieron la culpa de aquella tragedia, y la que se repitió en Nagasaki. Los americanos defienden su actuación con el pretexto de que salvaron miles de vidas de soldadpos americanos....Claro, a costa de la vida y el dufrimiento de cientos de miles de civiles inocentes...Esto es cierto, pues los japoneses se rindieron al repetirse el holocausto atómico. Pero fueron los japoneses quienes comenzaron aquella guerrra, con el ataque a pear Harbor y no se rindieron a sabiendas de las consecuencias que aquello traerías para su pueblo.

      El hongo atómico de Nagasaki, la segunda bomba lanzada por Estados Unidos sobre Japón, el 9 de agosto de 1945. Foto: Internet

      del autor

      en esta sección