Italia: desalojo a la brava de cientos de refugiados

Las fuerzas del orden fueron agredidas con piedras y botellas y respondieron con chorros de agua y gases contra los inmigrantes

Autor:

Juventud Rebelde

ROMA, agosto 24.— Varias personas resultaron heridas y al menos dos fueron detenidas durante el desalojo por parte de la Policía italiana de cientos de refugiados y solicitantes de asilo acampados en una plaza del centro de esta capital.

Según la jefatura de la Policía, fueron liberados los jardines de la céntrica plaza Independencia, que desde el sábado estaban ocupados por extranjeros previamente desalojados de un edificio.

El comunicado adujo que durante las operaciones los agentes fueron agredidos con piedras y botellas y les fueron lanzados tanques de gas, reportó Notimex.

Las fuerzas del orden respondieron con chorros de agua contra los inmigrantes «para evitar que se encendieran fuegos y se usaran líquidos inflamables», y argumentaron que la medida «se hizo necesaria y urgente» luego de que la víspera los inmigrantes rechazaron una propuesta de vivienda del municipio de Roma y porque se tuvieron informaciones de que disponían de tanques de gas y preparaban bombas incendiarias.

La Policía confirmó el arresto de dos personas por la agresión a los agentes. Sin embargo, algunas mujeres del grupo de refugiados denunciaron haber sido atacadas por los policías cuando lo único que piden, dijeron, es un alojamiento.

El coordinador de la fundación Médicos Sin fronteras (MSF), Francesco Di Donna, explicó que debieron llamar a una ambulancia porque «había cinco personas heridas que necesitaban ser trasladadas a un centro sanitario», y Tommaso Fabbri, coordinador general de MSF en Italia, consideró «una vergüenza que la falta de soluciones alternativas para vivir haya derivado en violencia».

Por su parte, el portavoz en Italia de la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Andrea Lacomini, denunció que varios niños del grupo de refugiados fueron cargados por la fuerza en camiones de la Policía.

«Es una situación muy triste. Se trata de 800 personas con estatus de refugiados, supervivientes de guerras, persecuciones y torturas y que en algunos casos han obtenido la ciudadanía italiana, que han sido echadas a la calle, en condiciones deshumanas y sin una alternativa real y sostenible del ayuntamiento de Roma», aseguró Iacomini.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.