Cataluña: pendencias de la independencia

Cataluña podría declarar la independencia ante el Parlamento, lo que llevaría al Gobierno español a suspender el autogobierno de la región

Autor:

Juventud Rebelde

BARCELONA, octubre 9.— El presidente catalán, Carles Puigdemont, comparecerá el martes en el Parlamento, donde podría declarar la independencia, lo que llevaría al Gobierno español a suspender el autogobierno de la región.

ANSA reportó que el socio de Puigdemont en el Gobierno autonómico, el partido anticapitalista Candidatura de Unidad Popular (CUP), no duda de que se proclamará la independencia dada la victoria del «Sí» en el referendo del pasado día 1ro., celebrado en medio de cargas policiales en algunos colegios electorales y sin ninguna garantía.

«Lo que hay que hacer es proclamar la República catalana e implementar la ley de transitoriedad» hacia la nueva República, dijo el diputado de la CUP, Benet Salellas, quien añadió que «eso es lo que va a pasar».

A partir de ese momento, la CUP propone una «mediación entre Estados iguales» con el Gobierno español, pues «de esta forma podremos negociar una separación amistosa». Tal mediación, añadió, «tiene que condenar la represión policial» durante la consulta y «reconocer el derecho de autodeterminación».

Madrid advirtió a Puigdemont por medio de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que «si declara unilateralmente la independencia, habrá decisiones para restaurar la ley y la democracia. No se va a quedar sin respuesta», incluyendo la posibilidad de suspender el autogobierno.

Un vocero del gubernamental Partido Popular (PP), Pablo Casado, insinuó que Puigdemont «podría acabar» como Lluis Companys, quien proclamó el «Estado catalán» en 1934 y acabó en la cárcel.

Un despacho de AFP refiere que el líder del primer partido de la oposición española, el socialista Pedro Sánchez, pidió a Puigdemont que «pare máquinas». Sánchez apoyará «la respuesta del Estado de Derecho ante la quiebra unilateral de la convivencia entre los españoles».

A la presión de la calle dividida, los independentistas deben sumar la del Gobierno, la fuga de las principales empresas catalanas y la falta de respaldo de algún país de la Unión Europea.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.