La matrioska (I)

La historia relata que aunque las matrioskas ya son parte inseparable de la tradición rusa, su verdadero origen es japonés. No fue hasta 1890, aproximadamente, que se expandieron en la región siberiana

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Cuando muchos de mis familiares, amigos y compañeros de trabajo conocieron que viajaría a la nación rusa me pidieron que les trajera como recuerdo una matrioska, esas peculiares muñecas que se adelantaron artesanalmente a la tan debatida clonación.

Y es que cuando se piensa en suvenires o recuerdos de esta nación euroasiática —todavía en pleno siglo XXI— lo primero que viene a la mente son las simpáticas figuras que se convirtieron en un verdadero símbolo de identidad cultural, y que en Cuba se popularizaron desde varias décadas atrás y todavía hay quienes las conservan como reliquia sagrada.

La historia relata que aunque las matrioskas ya son parte inseparable de la tradición rusa, su verdadero origen es japonés. No fue hasta 1890, aproximadamente, que se expandieron en la región siberiana. Sus creadores coinciden en que la belleza que las caracteriza depende de poner el alma mientras se trabaja en su realización.

Sus primeros exponentes nacieron para representar a las mujeres que vestían de forma muy colorida cuando iban al mercado, llevando las canastas de compra y siempre con alguna flor en las manos. Le siguieron la versión masculina y hasta la representación de toda la familia, que fueron colocadas como adorno en las casas.

Se llegaron a hacer prototipos que identificaban a la nobleza rusa, personajes de libros, incluso a Napoleón Bonaparte, cuya derrota en estas heladas tierras aún resuena en la historia.

El pueblo ruso aprecia estas piezas como símbolo de fertilidad y maternidad, de alegría, prosperidad y sabiduría, pues al abrirse, revelan el mundo interior de las personas.

En la belleza, valor identitario y cultural de la matrioska se inspirarán las notas de este espacio, que como esas obras, estarán caracterizadas por la frescura, el colorido y la diversidad de la mayor fiesta del pensamiento de las juventudes progresistas del planeta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.