Caravanistas avanzan, y EE. UU. siembra de púas su frontera sur

Los 2 000 migrantes iniciales que salieron de Honduras se han ido sumado más hasta la cifra aproximada de 7 000

Autor:

Juventud Rebelde

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 5.— Cientos de los migrantes centroamericanos que transitan por México rumbo a Estados Unidos recibían albergue ya en la capital, mientras alambradas de cortantes cuchillas eran extendidas por EE. UU. en la frontera, adonde el presidente Donald Trump ordenó el despliegue de unos 7 000 efectivos, y podría llevar hasta 15 000, más de los empleados actualmente en Afganistán.

Los hombres, mujeres y niños que han llegado ya a la Ciudad de México suman unos 5 000 y constituyen la primera caravana, pues a los 2 000 migrantes iniciales que salieron de Honduras se han ido sumado más hasta la cifra aproximada de 7 000.

Un sitio alternativo mexicano dijo que la primera caravana se fragmentó el fin de semana, por lo que primero llegaron 800 a la capital, quienes pernoctaron allí el domingo.

Un estadio, el Jesús Martínez Palillo, de la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca, en la alcaldía de Iztacalbo, fue habilitado como albergue para que los caminantes descansen y continúen su camino a Estados Unidos.

En la estación Puebla, de la línea nueve del Metro, efectivos de la policía capitalina resguardaban su paso, según informó el diario La Jornada.

Según narró PL, en el último vagón del tren del Metro las autoridades bajan a los pasajeros y destinan el espacio a los caravanistas.

Mientras, el segundo gran grupo de caravanistas arribaba este lunes a la localidad  de Tapanatepec, a 40 kilómetros de Arriaga, en Chiapas, un trayecto que hicieron acompañados por elementos de la policía, el Grupo de Protección a Migrantes y Protección Civil, dijo el Diario de Michoacán.

En Tapanatepec, el Ayuntamiento local instaló puestos para el suministro de agua y consultas médicas, en coordinación con la Secretaría de Salud.

La cuarta caravana migrante, dijo el rotativo, transitaba este lunes rumbo al municipio de Huixtla, en Chiapas.

En tanto, la tensión se recrudecía en la frontera norte, donde a la amenaza de los militares enviados por Trump podría sumarse la de civiles estadounidenses identificados como «radicales» por el periódico Sexenio, quienes han advertido que intentarán frenar la caravana de centroamericanos antes de que ingrese a Estados Unidos.

Se trata de civiles armados que se presentan como «milicias». Uno de ellos, líder allí del grupo de ultraderecha Minutemen, y procedente de Texas, dijo la víspera a The Washington Post que harán todo lo posible para evitar que los indocumentados entren.

La manera en que Donald Trump utiliza los acontecimientos para llamar al voto republicano en las elecciones de medio término de este martes provocó la reacción del exmandatario Barack Obama, quien señaló que Trump utiliza la tragedia humanitaria como parte de su estrategia para impulsar a los republicanos en los comicios, e insertó así a los demócratas en este tema, opinaron analistas, quienes hasta ahora se habían enfocado en la reforma sanitaria.

Un tuit de la publicación estadounidense Democracy Now citó al conocido politólogo Noam Chomsky, quien resaltó que «Las tropas enviadas a la frontera sur de EE. UU. superan en número a los niños que huyen. Y con una gran campaña pública, [Trump] está asustando a gran parte del país haciéndole creer que estamos al borde de una invasión».

Aunque Telesur señaló que seis batallones de soldados ya están en la frontera, EFE y Reuters remarcaron el domingo la negativa del Departamento de Defensa a cumplir la petición preliminar del mandatario de construir centros de detención para los migrantes.

La negativa del Pentágono, dijo la versión de Europa Press,  refleja la tensión en el seno del Gobierno por la decisión de Trump de emplear recursos militares para contener a los centroamericanos.

Aunque después se retractó, Trump dijo primero que si los migrantes intentan entrar por la fuerza a EE. UU., los uniformados podrían disparar.

Las tropas en servicio activo pueden costar entre 42 millones y 110 millones de dólares dijo un estudio independiente del Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias (CSBA, por sus siglas en inglés), y adicionalmente el empleo de aviones militares tendría un gasto de 136 645 dólares diarios.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.