Lo que se esconde tras los dineros de la guerra

Autor:

Juana Carrasco Martín

Se simplifican los costos de la guerra en Iraq. ¡Cuidado!, no se trata de que disminuya el presupuesto así malgastado, sino que el National Priorities Project (NPP-Proyecto de Prioridades Nacionales) llevó su cálculo de cuánto el conflicto bélico está afectando el bolsillo de los estadounidenses hasta lo que aporta cada persona y llegó a esta cifra: 1 075 dólares.

La cuenta de NPP fue sencilla, utilizó el reporte del Congressional Research Center (Servicio de Investigación Congresional), donde se totaliza el costo de la guerra en Iraq en 318 500 millones de dólares, y lo confrontó con la población estadounidense. También supo que cada hora de guerra volatiliza 10 millones de dólares, lo que es igual a 244 millones de dólares día a día.

Ese seguimiento de los números hecho por NPP —organización que acostumbra a utilizar las estadísticas gubernamentales para conocer su impacto en las comunidades— le permite decir que California, y en especial su notoriamente liberal Bay Area (Área de la Bahía) y Los Ángeles, es la que más aporta a la guerra, mientras que el escasamente poblado Wyoming, hogar del vicepresidente Dick Cheney, un redomado halcón, solo pone para el despilfarro 546 millones de dólares, ateniéndose a esos 1 075 dólares per cápita.

Los problemas no resueltos para los norteamericanos, porque su dinero se utilizan en esta agresión contra el pueblo mesopotámico, son también expuestos por el Proyecto de Prioridades Nacionales, y no dejan dudas de cuán onerosa es también para los propios estadounidenses, más allá del costo en vida de sus soldados: 2 609 desde el comienzo de la conflagración el 19 de marzo de 2003.

Por ejemplo, se hubiera pagado la asistencia de casi 50 millones de pequeñines a un programa de jardines infantiles, o aseguraban la salud durante un año a más de 185 millones de niños, o podrían proveer cuatro años de becas en universidad públicas a 15 millones de jóvenes estadounidenses.

También 2 786 401 familias se verían beneficiadas con viviendas de nueva construcción o podrían contratarse más de 5,3 millones de maestros para las escuelas públicas.

Ante tamaña injusticia y despilfarro, por asociación de ideas fuimos a un reciente trabajo publicado en el Seattle Intelligencer Post titulado: Cuando la guerra está en el horizonte, sigue al dinero. Le hacía una pregunta a sus lectores con tres posibles respuestas: ¿Quién fundó el Comité para la Liberación de Iraq? a) un prominente exiliado político iraquí; b) Bruce Jackson, ex vicepresidente de Lockheed Martin; c) los neoconservadores William Kristol y Paul Wolfowitz. Respuesta correcta: la b, el hombre de tan importante fabricante de armas.

Las multimillonarias ganancias que han obtenido y las que le faltan por alcanzar a Lockheed Martin y otros consorcios, vinculados a la guerra o al control petrolero del mundo, movieron a las tropas. Y ahí van, esquilmando los bolsillos de los estadounidenses comunes…

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.