La cara oculta de la chapa

Autor:

Juventud Rebelde

Créalo o no, un nuevo artificio se han buscado ciertos choferes estatales para evadir los controles en la vía: hacer lo más ilegible posible las chapas de sus carros.

Por obra y gracia de la mano de algunos conductores, las técnicamente conocidas como «placas de identificación para el transporte terrestre», están siendo despojadas, en su totalidad o de forma parcial, del color azul.

Otra «táctica» de camuflaje es borrar con mucho cuidado los ribetes que sobresaltan letras y dígitos. Raspan y raspan hasta que el soporte queda en el aluminio puro.

Al parecer, el «ingenio» de los choferes de marras busca evadir el reporte de los inspectores populares GETA (Grupo Especial de Transporte Alternativo), los conocidos amarillos —aunque en la capital ya no llevan ese color—, por no cumplir con la obligación solidaria de aliviarle a nuestros compatriotas la difícil gestión de traslado.

Especialistas de la Dirección Nacional de Tránsito consultados al respecto, indicaron a este reportero que las «chapas de identificación deben estar fijadas en posición horizontal, de manera que sean legibles a una distancia mínima de 40 metros».

Los expertos añadieron que debe «entenderse por legible la lectura correcta que se efectúe de la misma, que incluye todos sus componentes: numeración, letras y color original, de acuerdo con las funciones del vehículo».

«Los preceptos establecidos en la Ley 60 del Código de Vialidad y Tránsito, vinculados a las placas de identificación para el transporte terrestre, están concebidos para el registro y control del medio de transporte en todo el territorio nacional, y según lo que establece el artículo 184 de la Ley 60, todo automóvil en circulación debe estar provisto de dos chapas de identificación, expedidas por el Registro de Vehículos y colocadas una en la parte delantera y otra en la parte trasera», añadió la fuente.

«Se exceptúan de lo anterior las motocicletas, remolques o semirremolques, que deben tener una sola chapa de identificación, en la parte posterior».

En sintonía con este redactor, la Dirección Nacional de Tránsito aprovechó nuestras indagaciones para alertar a «las entidades, organismos, instituciones y organizaciones estatales, incluyendo —además y como principal elemento— a los conductores de este sector».

Sugirieron que el titular de la licencia de conducción que desobedezca lo referido a las normas que rigen el uso y función de la chapa podría ser «notificado a partir de las normas establecidas a tales efectos».

Ante las justificaciones de algunos choferes, quienes aluden una baja calidad de la factura de las chapas, especialistas de transporte consultados expusieron que, contrario a las matrículas cambiadas hace cerca de un lustro, las actuales se confeccionaron según severos parámetros de calidad, incluidos materiales que garantizaran la durabilidad y la permanencia de las condiciones técnicas de las placas.

Es incipiente la tendencia de hacer ilegibles, de forma deliberada, las chapas del transporte automotor. Pero debe ponérsele coto de inmediato. Se está convirtiendo en otra manifestación no solo de indisciplina vial, sino también —y tan importante como lo anterior— en un intento de vulgar impunidad.

Solo esperemos que quienes quieren burlar a los «amarillos», encuentren más adelante el peso de la autoridad. Sin embargo, este es solo la punta del fenómeno. Antes de que el transporte y el chofer profesional sea llamado a capítulo por los agentes del orden, están los directivos de las empresas.

Los responsables de las entidades estatales, desde el más encumbrando ejecutivo al más sencillo jefe de transporte, son los principales garantes de que sus vehículos, antes de salir a la calle, cumplan con los requerimientos establecidos y las buenas costumbres que dicta la razón. Así no solo obedecerán la ley, también cuidarán de sus trabajadores.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.