Despilfarro, fraudes y abusos con dineros de Iraq

Autor:

Juana Carrasco Martín

¿Preocupado Bremer? Foto: Reuters Paul Bremer, el ex pro-cónsul embajador de Estados Unidos en Iraq, es decir el administrador de la oficialmente llamada Autoridad Provisional de la Coalición, el hombre destinado a «reconstruir el Iraq de la post guerra» ha regresado al Capitolio de Washington para rendir cuentas de aquellas funciones que pusieron en sus manos miles de millones de dólares, pero no dieron resultado en sus supuestos propósitos constructivos.

Ya en enero de 2005 un reporte de auditoría del inspector especial general para la reconstrucción del país invadido, destruido y ocupado arrojó que se carecían de registros para 8 800 millones dados a los ministerios iraquíes.

El asunto vuelve a la palestra porque la colina legislativa estadounidense cambió su colorido con la mayoría demócrata y viene ahora una especie de pase de cuenta a la administración de George W. Bush.

Como si fuera el guión de una película de ladrones a lo grande, la cadena televisiva ABC cita al representante por California Henry Waxman diciendo que, entre mayo de 2003 y junio de 2004, «sacos de dinero», conteniendo

12 000 millones de dólares, fueron tomados de la Reserva Federal en Nueva York y enviados en avión a Bagdad, así que se pregunta: «¿Quién en su sano juicio enviaría 360 toneladas en efectivo a una zona de guerra?». Y al mismo tiempo le responde el representante Peter Welch, demócrata de Vermont: «Eso fue exactamente lo que hizo nuestro gobierno».

Como es de suponer, Bremer intenta por todos los medios quitarse el muerto de arriba y asegura que el dinero que él manejó provenía del Fondo de Desarrollo para Iraq, que tomó cuerpo por decisión del Consejo de Seguridad de la ONU cuando determinó que las ganancias petroleras de ese país se gastarían en su propia reconstrucción. «No es dinero norteamericano», aduce a su favor y hasta da las atenuantes: «El país estaba en un caos social, económica y políticamente», y «Los planes pre-guerra no anticiparon las dificultades del trabajo a que nos enfrentamos»... y no desperdicia su tiempo en compartir las culpas: «Creo que los planes pre-guerra eran inadecuados».

Algo más que «inadecuados». Eran criminales, tanto en echar a andar una guerra ilegal e inmoral —que ha costado cientos de miles de vidas de iraquíes inocentes, y más de 3 000 de sus propios hombres y mujeres llevados a matar y a morir—, como en sus fines de lucro: apoderarse del petróleo y de otras riquezas; favorecer las apetencias de consorcios de probada vinculación con la cúpula de poder bushiana —la Halliburton del vicepresidente Dick Cheney, por ejemplo, o las empresas de la industria bélica—; y enriquecer a inescrupulosos personajillos iraquíes y estadounidenses que han medrado con el caos crecido en cada disparo de cañón.

Por demás, esa guerra satisfizo los intereses de dominación geopolítica del grupo neoconservador y fascistoide que desde el año 2000 se apoderó, con iguales métodos fraudulentos, de la Casa Blanca, de los destinos de Estados Unidos, y quiere hacerse dueño y señor del resto del mundo.

El Congreso de EE.UU. sabe de sobra que desde 2003 aprobaron 21 000 millones de dólares para el Fondo de Reconstrucción y Ayuda Iraquí. Ahora mismo, a casi cuatro años de iniciada la invasión, con un panorama totalmente anárquico en el que se libra más de una guerra (la imperial, la de resistencia y la sectaria-civil), George W. Bush le ha solicitado a ese cuerpo legislativo, que no le es propicio, 725 000 millones de dólares para los gastos bélicos del nuevo año fiscal. Añádase a las cuentas detalladas que de acuerdo con lo ya otorgado y gastado, más lo que está por conceder, solo para la guerra de Iraq la suma excedería los 600 000 millones de dólares.

El ex pro cónsul habla de errores y de «situaciones desesperadas» para encubrir las faltas propias y las de otros, ahora que se pide «transparencia» en cómo se han gastado los dineros; pero igual que han sido abatidos cinco helicópteros de combate de las tropas de ocupación en apenas las dos últimas semanas, las falsedades de esta administración bushiana van cayendo una a una.

Y la rendición de cuentas actual, en la que está por el momento involucrado Paul Bremer, pero ya irán llegando otras figuras de la corrupción y el abuso, no es la definitiva, ni la que le harán en su momento los embaucados de su propio país, los sojuzgados en Iraq, y los honestos del mundo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.