Contrastes de compra y venta - Opinión

Contrastes de compra y venta

Autor:

Juana Carrasco Martín

Las fruslerías son también noticia —tanto en su acepción de naderías como en la de miserias. Las discordancias se expresan además en latitud geográfica, y ubicadas en uno u otro polo clasista.

Mientras en Nueva York una elegante señora se deleita con su posible compra de miles de dólares, los desamparados esperan solo un pan y un techo en el Perú. Fotos: AP

Este viernes, la Agencia Francesa de Prensa seguía pormenores de la moda y daba como información destacada «Un nuevo templo de zapatos de lujo en la Quinta Avenida de Nueva York». Clientas desesperadas por llegar a la codiciada mercancía, en medio de un enjambre de reporteros, fotógrafos y camarógrafos, inauguraban en el octavo piso de la exclusiva Saks, una tienda «fabulosa» consagrada al calzado de mujer: 10022-Shoe.

Entre los 100 000 pares de zapatos puestos en venta por elegantes tenderos que hablan varios idiomas, exclusivos modelos de los 50 más importantes creadores de la industria del calzado, con precios promedios entre los 500 y los mil dólares, botas de 3 600 dólares con la firma de Chanel, botines de falso leopardo a 2 200 dólares, de Gabbana, o unos más «modestos» Burberry de caucho, por 145 dólares.

Agasajo, relucientes copas para el brindis, aplausos, y mujeres satisfechas con su compra de sandalias de Gucci o de Jimmy Choo...

Mientras tanto, en la ciudad peruana de Ica, la policía reprimía con disparos al aire y empujones a otro grupo de mujeres en una tienda de abarrotes.

«No tenemos plata, queremos comer, están vendiendo la comida a sobreprecio», gritaban desesperadas. Ellas y sus familias necesitaban alimentarse y tomar agua, en medio de las ruinas en que las ha dejado el terrible terremoto de ocho grados que los sacudió el miércoles.

El gobierno central ha llamado a la cordura y la tranquilidad, pero el desespero cunde entre los miles de damnificados que asaltan camiones de víveres, cuando todavía las brigadas trabajan para rescatar muertos y heridos entre los escombros, y la tierra sigue temblando por las más de 350 réplicas.

Son contrastes de este mundo, donde en medio de tanto sufrimiento hay quienes se arrebatan por el calzado de lujo o están dispuestos a descorchar la botella de champaña Moet and Chando, cosecha de 1937, que fue subastada en Londres y adquirida por un comprador sueco anónimo por 3 350 dólares. El burbujeante licor procedía de la bodega personal de Adolfo Hitler...

¡Cuidado! —se advierte— podría estar envenenada, tan envenenada como esta interrelación de las tiendas de la glamorosa New York y la malparada Ica...

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.