Otro para la mala fama de la Federal Emergency Management Agency

Autor:

Juana Carrasco Martín
¿Recuerdan a FEMA, la agencia federal estadounidense encargada de manejar los desastres, que se ganó fama de inoperante y muchos más improperios durante la tragedia del huracán Katrina? Pues vuelve a las andadas dos años después, en un intento por no ganarse crítica alguna durante el enfrentamiento a los terribles incendios que asolaron durante una semana a buena parte del estado de California.

El asunto pudiera parecer cosa de risa, si no estuviera involucrada la pretensión estadounidense de ser los mayores defensores de la verdad y de la libertad de prensa en el mundo, cuando en realidad esta era una muestra poco exitosa de su habitual manipulación. Todo sucedió así:

El martes de la semana pasada, cuando recién los siniestros californianos comenzaban a devorar decenas de miles de hectáreas, el vicealmirante Harvey E. Johnson, administrador adjunto de FEMA, dio una conferencia de prensa, citada apenas 15 minutos antes, buena parte de la cual fue transmitida en vivo por la cadena televisiva de la derecha bushiana FOX News, entre otras.

Pero la rueda noticiosa era todo un espectáculo, artistas incluidos, y también las preguntas, recitadas como un mal guión teatral.

La primera indagó sobre la ayuda embarcada hacia el sur de California y cómo las autoridades estaban lidiando con las personas que no querían ser evacuadas, lo que permitió, según el Washington Post, una elocuente respuesta de Johnson, quien trataba con familiaridad a los reporteros.

Otro inquirió sobre las «lecciones aprendidas del Katrina» y la última interrogante fue: «¿Está usted contento con la respuesta de FEMA?». «Estoy muy contento con la respuesta de FEMA», dijo un Johnson lisonjero con «la actuación muy eficiente del equipo». «Por eso, pienso que lo que ustedes están viendo realmente aquí es el beneficio de la experiencia, el beneficio de un buen liderazgo y el beneficio de una buena colaboración, ninguno de los cuales estuvo presente en Katrina».

Al parecer todo marchaba sobre ruedas, quizá por eso eran suaves las bolas lanzadas por los periodistas, mientras se evacuaban casi un millón de personas, ardían hasta los cimientos al menos 2 000 viviendas y las llamas arrasaban con miles de hectáreas de bosques y campos de cultivo californianos.

Pero las chispas saltaron pocos días después, cuando se conoció que apenas asistieron periodistas a esa convocatoria a las oficinas de FEMA en el suroeste de Washington D.C., aunque la sala estaba llena de reporteros... falsos.

Los «corresponsales» eran empleados de FEMA. El Washington Post dio a conocer hasta sus nombres y cargos: Cindy Taylor, directora adjunta de asuntos externos; Mike Widomski, director adjunto de relaciones públicas; John «Pat» Philbin, director de asuntos exteriores, y el ayudante de prensa Ali Kirin.

Revelado el engaño, vinieron las disculpas, y Michael Chertoff, jefe del Departamento de Seguridad Nacional, organismo superior de FEMA, anunció medidas disciplinarias. Como por casualidad uno de los involucrados en el montaje propagandístico, «Pat» Philbin, renunciaba a su cargo, pero como dicen en mi barrio, se cayó para arriba: pasaba a ser jefe de asuntos públicos del Director de Inteligencia Nacional (DNI), Mike McConnell, el zar de las instituciones de espionaje estadounidense, como se le había propuesto anteriormente.

Sin embargo, en el ínterin estallaba el globo de la conferencia de prensa amañada. ThinkProgress, una publicación digital alternativa, daba a conocer que el DNI ponía marcha atrás: Philbin perdía su trabajo de espía, sin siquiera haberse estrenado. Y eso que Mike McConnell tiene también ganada reputación de manipular las «amenazas terroristas», y el especialista hubiera sido apropiado para la función.

Por cierto, una de las frases más interesantes, sobre todo este asunto de la falacia periodística, la pronunció Chertoff, y merece la pena darla a conocer por lo que cualquier lector avispado puede deducir de ella: «Pienso que fue una las cosas más tontas y más inapropiadas que he visto desde que estoy en este gobierno».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.