En la frecuencia cardiaca de los jóvenes

Autor:

Oscar Pérez Portales

El congreso tiene de histórico el reto de que tras su clausura, en cada rincón del país, se transformen los métodos de actuación para que logremos movilizar a la juventud para dar continuidad a nuestro sueño nacional.

En ello el trabajo político debe revitalizarse, debe latir en la frecuencia cardiaca de los jóvenes de este siglo, a los que hay que llegar de una manera creíble, con una misión concreta que le permita materializar su tiempo histórico, su Girón, su Angola.

Esto nos plantea que el trabajo político-ideológico no puede ser nada más que reproducir informaciones, conocimientos, sino que debe materializarse en acciones transformadoras.

Para ello hay que unirse a la gente, saber dar el ejemplo. Debemos llevar al interior de la organización los intereses, las maneras, los ideales, las discusiones de los jóvenes.

La juventud cubana está preparada, está presta a la lucha por nuestro sueño histórico, lo que nos ha faltado, a veces, es llevar al quehacer cotidiano de la organización su manera de hacer y sentir.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.