Kissinger ordenó no avisar a Pinochet - Opinión

Kissinger ordenó no avisar a Pinochet

Autor:

John Dinges

El National Security Archive, organización estadounidense asociada con ArchivosChile, entregó documentos desclasificados con importantes revelaciones sobre el papel de Estados Unidos respecto al asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier.

Dos cuestiones revelan esos documentos. Por un lado, el entonces secretario de Estado Henry Kissinger emitió una instrucción para que los embajadores norteamericanos ante los países miembros de la Operación Cóndor advirtieran a sus autoridades militares que Estados Unidos conocía que los planes de Cóndor incluían asesinar opositores que se encontraban en el extranjero; y por otro, que después emitió una segunda instrucción para dejar sin efecto esa advertencia.

En el caso de Chile, la orden de Kissinger de dejar sin efecto la (primera) instrucción fue dada el 16 de septiembre de 1976, cinco días (antes) de que la DINA (policía política del dictador Augusto Pinochet) asesinara en Washington al ex canciller de Salvador Allende, Orlando Letelier, y a su secretaria estadounidense Ronnie Moffitt.

Antes de conocerse la desclasificación de estos documentos, dos investigadores del caso Letelier, el analista Peter Kornbluh,  director de Nacional Security Archive y el autor de este reporte habían sostenido en sus respectivos libros, Operación Cóndor: Una década de terrorismo internacional en el Cono Sur y Los archivos secretos, que con toda seguridad el régimen de Pinochet habría abortado la operación para asesinar a Letelier si hubiera recibido previamente la advertencia de que su principal aliado, Estados Unidos, conocía los planes de la Operación Cóndor y se oponía a ellos.

Aliados en la Operación Cóndor fueron los servicios de inteligencia militares de Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Chile (este último fue el anfitrión para la creación de Cóndor el 25 de noviembre de 1975).

Los documentos desclasificados revelan que, por orden de Kissinger, los funcionarios de la CIA y de la Embajada de EE.UU. en Chile no advirtieron al gobierno chileno antes del crimen de Letelier que Estados Unidos había descubierto los planes de la dictadura de Pinochet, y los de los gobiernos de países de la alianza Cóndor para perpetrar «una serie de asesinatos internacionales».

Un diplomático norteamericano de la época expresó un juicio matizado sobre la responsabilidad de EE.UU., pero apuntando a la misma conclusión.

«Sabíamos con bastante anticipación que los gobiernos de los países del Cono Sur estaban planeando algunos asesinatos en el extranjero en 1976… Si hubo relación directa o no, lo desconozco. No sé si hubiéramos podido prevenir esto (el asesinato de Letelier) de haber intervenido. Pero no lo hicimos», pronunció el secretario adjunto para América Latina, Hewson Ryan, en una entrevista citada en el libro Operación Cóndor.

El misterio, ahora resuelto con la desclasificación de estos documentos, ha sido la razón por la cual los funcionarios no cumplieron la primera orden de Kissinger de presentar la advertencia formal a Pinochet o al menos al jefe de la DINA, Manuel Contreras. A través de los años, un colaborador cercano de Kissinger, el ex secretario adjunto para América Latina, William D. Rogers, declaró rotundamente que este «nada tuvo que ver» con la cancelación de la orden. El mismo Kissinger ha hecho declaraciones de orgullo de haber ordenado la advertencia y de haberse «opuesto» al operativo Cóndor.

La prueba que contradice esas versiones está en los documentos obtenidos por National Security Archive publicados en un informe editado por el analista Peter Kornbluh: la orden de cancelar la advertencia vino de Kissinger personalmente.

Kissinger y sus cercanos colaboradores del Departamento de Estado han emitido diversas versiones sobre su actuación respecto al caso Letelier. Durante muchos años se negó que Estados Unidos conociera los planes de asesinato de la Operación Cóndor antes de la muerte de Letelier. Pero documentos desclasificados por el Presidente Bill Clinton en 1999 contradicen esa versión, comprobando la existencia de más de 30 documentos de la CIA y el Departamento de Estado que describen los planes de Cóndor, todos antes de septiembre de 1976. (Fragmentos. Tomado de Cubadebate)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.