Tras las finanzas del Tea Party

Autor:

Juana Carrasco Martín

Recientemente, el diario británico The Guardian lo tildó de el más grande ejercicio de falsa conciencia que ha visto el mundo, y de simulado movimiento de base espontáneo de ciudadanos preocupados, cuando en realidad ha sido fundado y está siendo financiado por la élite de los bimillonarios, aunque algunos de sus integrantes se crean adversarios de los grandes intereses económicos.

Se trata del Tea Party Movement, un movimiento político de la extrema derecha dentro del Partido Republicano, que va en ascenso y está haciendo pininos con algunos candidatos a la Cámara y al Senado de Estados Unidos.

Ellos pudieran ser la «revelación» de noviembre, y no hay la menor duda de que llevarán a la colina del Capitolio de Washington el pensamiento más retrógrado de la contemporaneidad, donde se incluye el anticomunismo, las posiciones antiaborto, a favor del derecho a portar armas, el racismo, el antidarwinismo, la intolerancia religiosa, la oposición a la reforma de la salud, etcétera, etcétera.

Según The Guardian, los millones provienen en buena parte de dos hermanos, Charles y David Koch, quienes poseen el 84 por ciento de la Koch Industries, la segunda compañía privada más poderosa de EE.UU., bajo cuyo férula están refinerías de petróleo, minas de carbón, plantas químicas, firmas madereras, y ganancias por 100 000 millones de dólares anuales.

¿Qué quieren los Koch, además de expandir su filosofía? Pues algo bien terrenal: pagar menos impuestos, mantener sus enormes ganancias y disminuir las regulaciones del Estado que les obligan de vez en cuando a pagar multas porque sus industrias dañan el medio ambiente.

Las revelaciones de estos cerebros detrás del Tea Party han llegado a través de un filme realizado por Taki Oldham: (Astro) Turf Wars, y que logró infiltrarse en algunos de los eventos claves del movimiento, como lo fue la convención Defending the American Dream (Defendiendo el sueño americano), realizado en el año 2009.

En aquella oportunidad, David Koch reconoció que cinco años atrás, él y su hermano habían dado los fondos monetarios para comenzar el movimiento que «ha crecido en esta enorme organización», el Americans for Prosperity (Americanos por la Prosperidad).

Twitter, Facebook, llamadas telefónicas, mensajes en celulares y correos electrónicos, más espectáculos religiosos en la televisión y la radio, hacen bullir a las «bases» de amas de casa, desempleados, jubilados, los «espontáneos» del movimiento, cuando en realidad se trata también de acabar con los «perdedores» de la sociedad imperial.

¿Por qué el interés del diario británico en este movimiento político estadounidense? Simple, algo semejante está ya surgiendo también en ese país europeo. Y aunque esto no fue advertido por el periódico, cualquiera que conozca un poco de historia, de la profunda crisis económica que llevó al ascenso de Hitler y los otros caudillos fascistas de la II Guerra Mundial, puede ponerse a temblar.

¿Tocará el fascismo a las puertas del imperio y será el Tea Party Movement el que le abra las puertas? Las elecciones de noviembre pueden ser ya un timbrazo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.