La cara dura de Marruecos

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

«Sorprendido», así dice estar el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Taib Fassi Fihri, quien confesó no entender por qué los medios de comunicación españoles se interesan tanto en el asesinato de un adolescente saharaui. A su juicio, la muerte de Elgarhi Nayem, de solo 14 años de edad, por las tropas de Rabat en las afueras del campamento de Agdaym Izik, carece de importancia.

Su cinismo no tiene medida. En declaraciones a la agencia española EFE, el Canciller consideró al acantonamiento de Agdaym Izik, donde se encuentran unas 25 000 ciudadanos saharauis desde el 9 de octubre, en medio de un fuerte cerco militar formado por todos los aparatos de ocupación marroquí, «algo absolutamente normal en un estado de derecho». Y especifica, para que no le quepa la menor duda a nadie, que se expresa «en nombre del gobierno de Su Majestad» (Mohamed VI).

También sin una pizca de vergüenza, el portavoz del Gobierno de Rabat, Khalid Naciri, catalogó a Agdaym Izik como una muestra del «clima de libertades que prevalece en Marruecos». Aclaró que ese pedazo de tierra al que cataloga como parte de Marruecos es territorio usurpado al Sahara Occidental en 1975, luego de que España abandonó a su colonia.

Desde el punto de vista del reino alauí cualquiera podría asumir entonces que los saharauis tienen libertad para protestar contra las desigualdades a las que son sometidos por el gobierno de ocupación. Entonces ¿por qué la gendarmería marroquí impide que el agua, los alimentos y las medicinas lleguen a los campamentos? ¿Por qué ametrallar a personas que se quieren sumar a la manifestación y no se deja que los medios de comunicación lleguen hasta allí para reportar lo que sucede?

Lo cierto es que muy pocos periodistas han podido introducirse en Agdaym Izik. ¿Dónde está entonces ese «estado de derecho» del que tanto habla Rabat? ¿Por qué teme que los medios de comunicación introduzcan allí sus micrófonos y cámaras?

Pues, porque contar y explicar con justeza el drama saharaui es para Marruecos brindar un «enfoque sesgado» que, según las propias palabras del canciller Taieb Fassi Fihri, sobredimensionaría las tesis de quienes Rabat considera como «los agresores» de su «integridad territorial».

Por ello, expulsaron a la cadena Al Yazira, a la que el Ministerio de Comunicación marroquí acusa de «irresponsable», «poco objetiva», de alterar la imagen de Marruecos y perjudicar los intereses superiores (la usurpada territorialidad) y minimizar logros de Rabat en  materia de «democracia» y «derechos humanos».

Marruecos roba al Sahara, criminaliza a los independentistas y los tortura en sus cárceles —aunque su lucha sea pacífica—; levanta un bloqueo militar y policial contra 25 000 personas que demandan justicia en Agdaym Izik, dio permiso durante el mandato de Bush para que la CIA torture en cárceles secretas instaladas en su territorio, construye campos de minas antipersonales y búnkeres en el muro que levantó para dividir al Sahara —y que muchas muertes ha causado—… y a pesar de toda la barbarie, quiere que los medios hablen de un «clima de libertades». Hay que ser desfachatado y tener la cara dura…

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.