La jauría impotente - Opinión

La jauría impotente

Autor:

Brenda Loyola Peña

La reunión de lobos y zorros protagonizada por representantes de la ultraderecha continental el pasado miércoles en Washington, pudiera calificarse de intento desesperado de la jauría por obtener nuevamente el control de Latinoamérica.

Bajo el risible nombre de «Peligro en los Andes, amenazas a la democracia, a los derechos humanos y a la seguridad interamericana», tuvo lugar el espectáculo, que se desarrolló en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos.

Según la jurista y analista política Eva Golinger, el hecho de que el encuentro estuviera patrocinado por el Congreso de EE.UU. refleja la nueva estrategia de la Casa Blanca para enfrentar los procesos integracionistas en América Latina y evidencia «que es una política de Estado del imperio estadounidense».

Nombres como Otto Reich, involucrado en el golpe de Estado de 2002 contra el presidente venezolano Hugo Chávez, y el de la «loba feroz» Ileana Ros-Lehtinen, con larga carrera opositora a las revoluciones latinoamericanas y benefactora de terroristas como Posada Carriles y Orlando Bosch, engrosaron la lista de participantes en el referido foro, expresión de la escalada imperial contra los países progresistas de la región.

Falacias tales como que Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba significan «un peligro» para la sacrosanta seguridad estadounidense, fueron algunas de las fantochadas oídas en la cita. Resulta evidente que la creciente ola integracionista en América Latina hace doblar rodillas y temblar a la ultraderecha.

También estuvieron presentes personajes como el golpista y prófugo de la justicia venezolana Guillermo Zuloaga; el director legal de Human Rights Foundation, Javier El-Hage, y Víctor Hugo Velazco, un indígena boliviano acusado de conspirar contra el Gobierno de Evo Morales y quien, desdeñando su sangre y su origen, criticó la reciente aprobación de la Ley Contra el Racismo en su país.

Por su parte, Otto Reich se atrevió a reprochar las relaciones actuales que sostienen los presidentes Hugo Chávez y Mahmud Ahmadinejad, en otro ángulo de la habitual zambullida antichavista que practica a menudo este oscuro personaje, y a quien seguro le causó escozor la visita realizada por el mandatario bolivariano en octubre a territorio iraní, que resultó en beneficios económicos y sociales, tanto para la nación persa como para la sudamericana.

Asimismo, El-Hage alegó que todos los países del ALBA se han «autoexpulsado de la Organización de Estados Americanos (OEA) con sus posiciones». Parece que este señor padece de miopía y no puede ver que organizaciones imperiales como la OEA ya le quedan chicas a Latinoamérica.

No en vano, Chávez, en sesión especial en defensa de la soberanía y contra el imperialismo en la Asamblea Nacional venezolana este martes, calificó al encuentro de Washington, como «cumbre de fascistas y terroristas». Debemos responder a la agresión imperial asegurando posiciones, afincando el paso y consolidando la unidad, exhortó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.