Juan Almeida es un canto

Autor:

Reinaldo Cedeño Pineda

Dicen que sobre las olas del Mar Caribe, una canción fue luz en noche cerrada; que un nombre de mujer y emperatriz despidió a los que serían libres o mártires; que un tema de amor puede ser la semilla de una generación.

Y ahora que me alejo para el deber cumplir, que mi tierra me llama a vencer o morir…

Hay canciones tan grandes como una batalla. Hay batallas que son como canciones.

Hay julios que parecen eneros. Hay muros que no pueden con pechos verdeolivos.

Hay voces en que va un pueblo: «¡Aquí no se rinde nadie…!».

Me aprieto a la butaca. Reconozco a Santiago y a sus calles, sus parques, su bahía. El autor ha depositado en los animadores santiagueros (en sus manos bisoñas), el estreno de un tema para niños: Marinero quiero ser.

El autor es un héroe. El héroe es un niño.

¿Dónde le nació el poema y le nació la música? Al lado de la pólvora y la yerba. Al lado del amor.

Quisiera enamorarme, hoy, que la primavera es abril para mí…

La ciudad de Heredia y de Maceo, de Matamoros y Guillermón fue suya. Para los santiagueros, siempre fue Almeida. Solo Almeida. Siete letras. No hacía falta más.

Santiago nunca despidió sus restos. Los amigos siempre quedan.

Mi Santiago, tu Santiago, nuestro Santiago, un pedacito de Cuba es…

Sus manos tocaron dos pilares de nuestra cultura: los Estudios Siboney de la EGREM (Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales) y Tele Rebelde en Santiago de Cuba, un sueño para la visualidad oriental.

Sus manos de artista y comandante tocaron muchos sueños.

Casi no se le adivina en temas como el son Dame un traguito; pero el héroe era un cubano, cubano como el que más.

Almeida es como las montañas de Oriente. Como las montañas que conoció de memoria, que nos protegen, que nos inspiran.

Almeida es un canto.

(Crónica ganadora en la categoría de Periodismo Digital en el Encuentro y Concurso Nacional de la Crónica Miguel Ángel de la Torre, en Cienfuegos)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.