Universidad sin muros

Autor:

Margarita Barrios

Cuando el 28 de julio de 1976 se creó la red de Centros de Educación Superior (CES) se iniciaba el primer gran proyecto para llevar la ciencia y el conocimiento a todas las regiones del país.

En enero de 1959, Cuba contaba con tres universidades: la de La Habana, fundada en 1728; la de Oriente, en 1945; y la Central de Las Villas, en 1952.

La dictadura de Fulgencio Batista había cerrado las universidades para tratar de ahogar el espíritu revolucionario de sus estudiantes.

En 1961, luego de erradicar el analfabetismo, Cuba necesitaba una universidad nueva. Por ello se promulga, en 1962, la Reforma Universitaria, que posibilitó la ampliación del acceso y el desarrollo de programas vinculados a las necesidades reales de la sociedad.

En 1975, el I Congreso del Partido analizó todo el sistema educacional, y recomendó modificar su estructura así como medidas para elevar su eficiencia.

A partir de aquellos acuerdos se crea, en 1976, la red de Centros de Educación Superior (CES), conformada entonces por 27 universidades y el Ministerio de Educación Superior (MES), para ejercer la dirección metodológica, técnico-docente y administrativa.

Hoy son 67 instituciones, en las cuales se estudian 201 carreras, todas con un perfil amplio que integra instrucción y educación, además de formar al profesional en la práctica integradora del estudio-trabajo.

Con la aplicación del concepto de la Universalización de este tipo de enseñanza, se crearon los Centros Universitarios Municipales (CUM), los cuales permiten que se amplíe la presencia de profesionales universitarios en todos los territorios del país, sin perder de vista las necesidades concretas de cada uno. Este crecimiento significa también la ampliación de las filas de la FEU y de su impacto en toda la sociedad.

La matrícula actual supera los 470 000 estudiantes, lo que significa el 40,8 por ciento de los cubanos de entre 18 y 24 años. El claustro está conformado por 93 986 profesores, de los cuales 65 489 están a tiempo completo.

Las universidades cubanas han graduado a más de un millón de profesionales cubanos y a 33 511 extranjeros de 126 países.

Como no hay educación superior sin actividad científica, se crearon centros de estudios de distintas áreas del saber, donde se combinan la formación y la investigación.

Con la institución de la red se crea también el Sistema de Grados Científicos, del cual se han graduado más de 11 000 doctores en ciencias. En 1995 se incorporan las maestrías al sistema de educación de postgrado, donde se han titulado 71 976 profesionales, de ellos 1 425 extranjeros.

En estos 35 años ha sido enorme el esfuerzo realizado: se construyeron universidades, institutos y facultades, residencias estudiantiles, laboratorios, instalaciones deportivas, se adquirieron equipos, libros… Según datos del Ministerio de Educación Superior, los CES reciben el 4,4 por ciento del PIB, mientras, a la Educación Superior se dedica el 22,3 por ciento del gasto total de educación del presupuesto del Estado. Ni siquiera en los momentos más agudos del período especial se cerró ninguna universidad, ni quedó profesor sin empleo.

El MES y la red fueron capaces de crear, conceptualizar y organizar un sistema de educación superior autóctono, una universidad científica, tecnológica y humanista propia, comprometida con las necesidades de su pueblo.

Ante la Universidad cubana quedan los desafíos de seguir elevando la calidad de sus graduados, y su compromiso con el desarrollo y el destino del país, al sembrar en ellos una sólida concepción humanista y científica, signada por el eterno espíritu de lucha de nuestro pueblo y su enorme capacidad transformadora.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.