Otra tabla para el ¿carpintero?

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Si algo no le falta al cubano es sentido del humor, gracia para contar las cosas más insólitas y estómago para reírse hasta de sus infortunios. Sin embargo, en ocasiones excedemos el tono —dicen que o no llegamos o nos pasamos— y terminamos siendo injustos e incluso superficiales en algunos análisis.

Al mejor ajedrecista latinoamericano de la actualidad, Leinier Domínguez (2734 unidades de Elo), no pocos le reprochan las continuas tablas (empates) que rubrica entre la élite del juego ciencia, al punto de apodarlo «el Carpintero». Tal vez su más reciente igualada de este jueves durante la ronda inicial del Campeonato Europeo de Clubes, con sede en Israel, apuntale la idea para aquellos irrespetuosos que manejan dicho término, pero en realidad el razonamiento debería navegar por otros cauces, o al menos adentrarse un poco en algunas interioridades y sopesar los elementos antes de emitir juicios apresurados.

Nuestro muchacho, defendiendo el primer puesto, firmó el armisticio con el holandés Loek Van Wely (2688) y aportó medio kilo al equipo de San Petersburgo (2706 y campeón defensor), airoso con cinco puntos gracias a cuatro trastazos propinados y dos empates ante el modesto Gros Xake Taldea (2553), durante una jornada rebosante de sorpresas, pues tres peligrosos monstruos dejaron los dientes sobre el tablero.

Este fue el tercer acuerdo de paz entre el antillano y el europeo. Ya en el torneo de Wijk ann Zee había dividido en 2009 y 2010, aunque el balance general beneficia a Domínguez por sus éxitos durante 2004 y 2007.

En tanto, las notas discordantes del día reventaron algunos oídos. Así, el búlgaro Veselin Topalov (2751) cedió ante el ucraniano Pavel Eljanov (2681), el estadounidense Hikaru Nakamura (2786) bajó la cabeza frente al ruso Dmitry Andreikin (2718) y Shakhriyar Mamedyarov (2748), de Azerbaiján, perdió el pulso con Andrei Volokitin (2724), representante del gigante euroasiático.

Casualmente Topalov y Mamedyarov forman parte del plantel más fuerte de la lid, SOCAR Azerbaijan (2747 de promedio), junto al azerbaijano Teimour Radjabov (2792), el ruso Alexander Grischuk (2752), el norteamericano Gata Kamsky (2755) y el anfitrión Emil Sutovsky (2685).

El club que escuda Leinier se ubica en el cuarto escaño del ranking precompetencia y cobra fuerza con los números del ruso Peter Svidler (2747). Después de los resultados de la primera fecha, el San Petersburgo ocupa el puesto 12 en una lista comandada por el local Ashdod (2668).

El güinero puede alardear de poseer un juego sólido, carente de crasos errores y siempre muy atinado. Por ello se ha mantenido sobre los 2700 —cifra que en la actualidad solo superan 51 trebejistas— desde su entrada al selecto club en 2008. Es cierto que en ocasiones no arriesga lo suficiente, al menos así lo ven quienes esperan más, pero pierde muy poco, y ante contrarios de elevado calibre siempre ancla seguro, con sangre fría y sin sustos.

Por cierto, muchos me preguntaban por correo y hasta en la calle cuál es el Elo blitz del antillano. Al parecer su reciente corona en la Supercopa de ajedrez rápido de San Petersburgo avivó la curiosidad en cada esquina. Les cuento que hoy mismo amasa 2749 rayitas, lo que sumado al cetro en el Campeonato Mundial Blitz de 2008 y una trayectoria más que estable, temida, lo hace un superdotado si de pensar rápido se trata.

Los numeritos de la FIDE reflejan que Leinier tiene 101 cotejos vencidos, 178 empates y solo 25 derrotas al más alto nivel. Conduciendo figuras  blancas atesora 60 sonrisas, ocho tropezones y 84 abrazos. Mientras, con negras ha caído 17 veces, pero en 41 ocasiones ha salido airoso. Sus pugnas igualadas manejando piezas oscuras suman 94.

Como ven, abundan las tablas, pero resulta lógico cuando se pulsea con adversarios respetables.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.