¿Fantasmas?

Autor:

José Luis López

¿Se acabarán los «goles fantasmas», o se extenderán más los partidos de fútbol? Esta es la pregunta que me formulo tras conocer que la FIFA autorizó a la empresa británica Hawk-Eye (Ojo de halcón, traducido al español) y a la germano-danesa GoalRef, a instalar en todo el mundo sus sistemas de tecnología en la línea de gol.

Según trascendió, ambas firmas salieron airosas en diversas pruebas, entre octubre de 2011 y junio de 2012. Entonces, el pasado 5 de julio se conoció la buena nueva: los directivos de la International Football Association Board (IFAB, siglas en inglés), aprobaron de manera unánime el uso oficial de la tecnología a partir del Mundial de Clubes, con sede en Tokio, en diciembre próximo. Luego, se emplearía en la Copa Confederaciones, de Brasil 2013, así como en la Copa del Mundo de Brasil 2014.

Les comento que la versión inglesa de esta tecnología ya es utilizada en deportes como el críquet y el tenis para definir dónde pica la pelota, y se basa en la colocación de varias cámaras de alta resolución en la portería, cuya combinación de imágenes determinará si el balón traspasó la línea de gol. Entonces enviaría una señal visual al reloj del árbitro.

La otra variante, menos popular, funciona mediante un sensor en la pelota del partido. Este chip emite una señal cuando atraviesa un campo magnético ubicado en la línea de gol, que avisa al árbitro sobre la validez de la anotación.

No tengo dudas de que, a la «hora de la verdad», el árbitro seguirá decidiendo si un balón entró o no. Pero también estoy previendo que al colegiado se le va a complicar bastante el partido, ya que tendrá muy pocas posibilidades de rechazar un veredicto del sistema de tecnologías en la línea de gol.

Para nadie es un secreto que la gota que colmó la copa para esta decisión definitiva de la FIFA, fue el claro gol del volante inglés Frank Lampard —invalidado por el árbitro—, en el duelo contra Alemania, en la Copa del Mundo Sudáfrica 2010.

Lo cierto es que estas nuevas posibilidades tienen muchos seguidores, pero también cuentan con sus detractores.

Por ejemplo, para el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, «resulta difícil meter goles, así que conviene utilizar la tecnología para ayudar a identificar cuándo se marca un tanto. Pero no la quiero en ningún otro sitio que no sea la línea de gol. Deseo que el fútbol mantenga su cara humana».

Mientras, un acérrimo censurador es el francés Michel Platini, presidente de la UEFA. Lean sus declaraciones: «si ustedes desean una tecnología para el gol, ¿qué hacemos si es fuera de juego antes, si la jugada debió ser invalidada? Es por eso que estoy en contra de la tecnología. Cada vez que haya un gol habrá que volver al comienzo de la acción y ver si no hay fuera de juego», explicó.

Personalmente, como Platini, me declaro en contra, aferrado a la vieja usanza. Según lo reflejado por las cámaras, el director técnico del equipo perjudicado armará un show que no terminará nunca, solicitando el video de la jugada. Además, si se aprueba ese sistema, entonces también se podría solicitar hacer lo mismo con todos los fallos arbitrales, las faltas, las tarjetas y los fueras de juego. El nunca acabar. ¿Qué cree usted?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.