Una juventud que se desafía

Autor:

Yuniel Labacena Romero

He vivido y sentido los intensos debates que desde la brigada acontecieron como parte del VIII Congreso de la FEU. Los siete años que nos separan del anterior congreso y los numerosos retos de la organización joven más antigua de Cuba auguraban una revitalización como la vivida al calor de las discusiones, en las que la FEU procuró adecuarse a los tiempos y a sus jóvenes.

Las impresiones sobre la energía y hondura de los juicios emitidos son tan diversas como planteamientos hubo, pero muchos coincidimos en que el intercambio fue fructífero y aportador, desde los argumentos y los deseos de que la FEU vuelva la espalda a la inercia y el esquematismo.

La gran sesión en las brigadas, que constituyen la célula básica y el espacio principal de discusión de la membresía, fue esencial. La certeza de que esa estructura requiere ser creativa y no esperar siempre las soluciones desde niveles superiores, se ratificó en poco menos de la mitad de los 17 000 criterios recogidos en todo el país.

Ese ejercicio de diagnóstico colectivo arrojó que aún hay miembros de la FEU que no encuentran en ella una vía efectiva para canalizar sus inquietudes, y asisten a sus encuentros mensuales sin apreciar adecuadamente lo que significa esa manera de participar.

Las reuniones confirmaron que la llamada vinculación con la masa universitaria demanda que los dirigentes estudiantiles vayan más al combate directo de los problemas y no permitan que se acumulen, evitando que la relación con las bases se vuelva eslogan vacío.

La organización también rescató temas muy vinculados a su tradición, como la lucha contra el fraude académico, el estímulo a los espacios de discusión en las universidades sobre la cultura, la pertinencia de conocer mejor la Historia de Cuba y de la FEU, el mayor aprovechamiento de la revista Alma Máter y el fortalecimiento del autogobierno estudiantil.

Tópico inevitable fue el de la vitalidad y eficiencia de los servicios en las casas de altos estudios —léase los problemas de infraestructura en laboratorios, residencias estudiantiles e instalaciones deportivas, el acceso a Internet, la falta de implementos deportivos y otros—, aspectos muy ligados a la formación con calidad de un graduado integral. Se trata de algo que compete a la organización pero que, a la larga, confirmó que la FEU no administra, mas puede desempeñar un rol inestimable en las decisiones institucionales que se asuman respecto a estos asuntos.

Ello sugirió la necesidad de que el entrenamiento organizativo, que ya deja buenos resultados en la organización de marchas, actividades culturales o deportivas y otras, se ponga con más ahínco en función de tramitar inquietudes ante la institución y multiplicar las explicaciones oportunas.

Los debates demostraron además que la FEU prioriza su compromiso y vocación social, así como tener una participación más dinámica en los procesos en curso para la construcción de una Cuba mejor y más socialista.

Durante todo este tiempo hemos demostrado que seguimos siendo una juventud que se desafía, que habla sin tapujos de sus retos, su militancia y sus realidades, que conoce lo que le queda por hacer. Una FEU que se afianza en los principios que siempre ha defendido y que lucha por sobre carencias para formar al hombre nuevo que soñó el Che.

Dentro de unas horas las sesiones finales del Congreso pasarán a la historia como otro punto de partida para venideros empeños, y el regreso de los delegados a las universidades marcará el inicio de un nuevo ciclo de trabajo y fundación. Entonces nos aguardará, a todos, la tarea de conocer qué se acordó en la cita y continuar trabajando sin perder de vista que ningún empeño de la FEU podrá articularse hasta tocar el cielo, si no echa cimientos en los pequeños espacios y en nosotros mismos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.