Un esfuerzo total es una victoria completa

Autor:

Roberto Díaz Martorell

La calidad nunca es un accidente y resulta siempre del esfuerzo y la inteligencia, decía el escritor y sociólogo inglés John Ruskin (1819–1900).

Tomo prestada la idea para pensar en la importancia de encarar proyectos decisivos para la comunidad y el país logrando, entre todos, un clima permanente de creatividad y tesón, que permita que las buenas ideas no queden en el marco de las proyecciones, como pudiera estar ocurriendo en la Isla de la Juventud al identificar y desplegar propuestas que conformen su Programa Integral de Desarrollo.

A partir de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, nuestro país abrió las puertas a los enfoques de desarrollo local, esto es, a optimizar la marcha hacia niveles superiores de prosperidad y calidad de vida con aportes articulados desde cada municipio.

En esa manera de entender la construcción del futuro, la Isla de la Juventud halla un traje a la medida, más que provechoso por la condición insular del territorio —obligado a seguir desatando sus fuerzas productivas y a no esperar mirando hacia arriba— y por lo que su ejemplo puede sugerir a empeños similares en localidades de la isla grande.

Varios son los escenarios donde se analizan las iniciativas que potencien esas posibilidades, pero quizá no se aprovechan lo suficientemente bien. La Universidad pinera, por ejemplo, convocó recientemente a un evento teórico en el que se presentaron y sometieron a consideración proyectos de desarrollo local desde lo empresarial. Se lamentó, sin embargo, la ausencia en los debates de representantes del Gobierno municipal.

Si se tiene en cuenta que los Lineamientos otorgan a las administraciones municipales la responsabilidad de controlar, verificar y coordinar las acciones de los implicados en esta proyección, haber participado en ese foro habría ensanchado la comprensión sobre el alcance, ventajas y desafíos de las ideas y, más allá, de esta novedosa manera de transformar nuestros contextos más inmediatos desde nosotros mismos.

Proclive a identificar soluciones con recursos propios, desde un diálogo enriquecedor y con visión de futuro, el evento también aportó elementos sobre la influencia del programa inversionista en los encadenamientos productivos de la economía, aspecto que ayudará a concretar con calidad el mencionado Plan Integral de Desarrollo.

En esta arista, la cita académica develó que el sector empresarial en la Isla muestra un número significativo de indicadores de eficiencia con resultados desfavorables, otra razón para que el Consejo de la Administración Municipal, encargado de conducir el desarrollo de proyectos locales gestionados por sus entidades económicas, tuviese un punto en la agenda y desempeñara un rol protagónico en los debates.

Qué limita revertir esos indicadores y lograr avances en las transformaciones socioeconómicas, es una incógnita que puede hallar respuesta mediante la planificación, la ejecución y el control con calidad de la estrategia diseñada al respecto.

Materia prima existe para lograrlo: unos 200 directivos del primer nivel en el Municipio Especial se graduaron de las cinco ediciones del Diplomado de Administración Pública y Gestión Empresarial, y de continuar incorporándose ese conocimiento se propiciarán mejores resultados.

Sobre esa cuerda, integrar a todos los actores que intervienen en el proceso de gestión del desarrollo es una asignatura pendiente, y acciones aisladas, como las de la universidad local, elevan las expectativas mas no solucionan el problema.

Administrar es encargarse, responsablemente, de gestionar los recursos (materiales o humanos) sobre la base de criterios científicos, para satisfacer un objetivo concreto y desde el pensamiento colectivo.

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado, dijo alguna vez el político y pensador indio Mahatma Gandhi (1869-1948). Un esfuerzo total es una victoria completa. Entonces, los resultados vendrán solos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.