EE.UU. y sus peones, solos en relación con Cuba

Autor:

Lázaro Fariñas

Hace unos días, dos de los tres chiflados que residen en Miami y que representan al sur de la Florida en el Congreso federal en Washington, estaban compareciendo en un programa radial que dirige la hija de un comandante de la policía batistiana.

Eran Ileana Ross y Mario Díaz-Balart, dos buenas patas para una mesa de dominó. Entre los tres se congratulaban por sus exitosas labores en pos de «la libertad del pueblo cubano».

Como estos anticubanos se autodenominan «patriotas», hablaban de su «amor» por Cuba y que, en nombre de ese amor, había que seguir trabajando duramente para que Estados Unidos mantenga su política agresiva contra nuestra Patria.

Por supuesto —y hablando de dominó—, se pasaron con fichas y no mencionaron ni una palabra sobre la contundente derrota que volvió a sufrir el Gobierno de este país hace solamente unos días en las Naciones Unidas, donde, 22 veces seguidas, ha sido condenado por el mantenimiento del bloqueo a la Isla.

Mientras el mundo votaba por la resolución a favor de Cuba en Nueva York, un grupito de mercenarios llegados de Cuba se reunía en Washington con estas perlas anticubanas en la sede del desprestigiado Comité de Derechos Humanos de la aún más desprestigiada OEA, para montar un «showcito» sobre la supuesta violación de los derechos humanos de los cubanos por parte del Gobierno revolucionario.

Mientras la Resolución de la ONU tuvo amplia repercusión en los medios, la payasada de la OEA no se comentó más allá de las fronteras de los medios anticubanos de Miami. Todo fue muy bien calculado, tanto por el Departamento de Estado como por sus peones de Miami y otros acólitos, acusando a Cuba en Washington, para contrarrestar la segura condena de este en Nueva York.

Los congresistas de Miami, al igual que los vividores que aquí han montado todo un tinglado para vivir del Gobierno de Estados Unidos, saben perfectamente que la Cuba explotadora e injusta que tanto añoran solo va a existir en sus calenturientas mentes y que, además, no tienen ningún apoyo en el pueblo cubano. Sin embargo, siguen con el viejo discurso, el mismo que les dictan y que les han dictado desde Washington para que sigan viviendo del cuento.

Con la condena de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 30 de octubre pasado, volvió a quedar demostrado que Estados Unidos está solo en el mundo en su errónea política hacia Cuba, y si los amos están aislados, hay que imaginarse cómo están sus empleados criollos a los que nadie en el mundo les hace caso.

A los anticubanos de la ultraderecha de Miami solo les queda la retórica anticomunista, totalmente alejada de la realidad de la sociedad cubana revolucionaria, y más aún ahora, después de que el Estado cubano ha estado implementando los Lineamientos adoptados por el Partido en su último Congreso.

Ya llegará el día en que este país acepte que ha sido un error y un crimen haber mantenido a un pueblo vecino sometido a un abusador, injusto y criminal bloqueo, que además del daño que le ha provocado al pueblo cubano, le ha hecho un grandísimo daño a su imagen internacional y los ha llevado a encontrarse en un total aislamiento, sin una gota de respaldo en el mundo.

Ese día, cuando llegue, se cerrarán las puertas de la industria de la que han vivido una serie de pícaros criollos, la industria del anticubanismo.

*Periodista cubano radicado en Miami

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.