Buffon

Autor:

José Luis López

En nuestras dos secciones anteriores, mostrábamos al portero mexicano Antonio Carbajal y al defensa alemán Lothar Matthäus, máximos participantes en copas del mundo de fútbol, con cinco. Y hoy  incorporamos al excepcional guardameta italiano Gianluigi Buffon, quien los igualará con su presencia en la cercana cita de Brasil 2014.

En lo personal, ha sido mi ídolo entre los tres palos. A pesar de su gran estatura (191 centímetros), es un portero de mucha agilidad, excelente en el uno contra uno, con gran sentido de la anticipación y muy hábil para detener penales. Además, sus gritos siempre son escuchados por sus zagueros.

El «Loco» Buffon no jugó en su debut, en la Copa del Mundo Francia 1998. Allí, Italia llegó a cuartos de final, pero él era sustituto del fenomenal Gianluca Pagliuca.

Luego, intervino en la justa del orbe Japón-Corea del Sur 2002, donde «la azurra» fue derrotada con polémica en octavos de final por los sudcoreanos. En cuatro partidos, Buffon permitió cinco goles. Realmente, no estuvo acertado con sus excelentes «tentáculos», los que sí brillaron —¡y de qué manera!— cuatro años después, en el Mundial de Alemania 2006.

Baste citar que, en siete encuentros, «el Gigi» solo aceptó dos goles: un autogol por parte de un defensa, y el otro, de penal, en la discusión del título contra Francia.

Pero hay más. Ese duelo terminó en la tanda de penales… y Buffon no podía hacer menos que sacar su casta para que Italia venciera 5-3.

Y en su cuarta participación mundialista, en Sudáfrica 2010, Italia no logró superar la fase de grupos. Allí, el Loco solo se calzó los guantes unos pocos minutos en el primer encuentro ante Paraguay, pues salió lesionado de la espalda y debió ser sustituido por Federico Marchetti.

En su rico historial, Buffon exhibe cota de 139 partidos con la selección nacional.

Según ha trascendido, se hizo guardameta por ser admirador de Thomas N´Kono, cancerbero camerunés que enfrentó a Perú en el Mundial España 82, y que impactó a Buffon en Italia 90. Tal es su grado de idolatría al africano que le pidió jugar en su partido de despedida y viajó a Camerún acompañado de sus hermanas. Es más, a su primogénito decidió ponerle Thomas como segundo nombre.

En su país, Buffon es comparado con porteros que fueron campeones mundiales como Gianpiero Combi (1934), Aldo Oliveri (1938) y Dino Zoff (1982). En el Mundial 2006 le fue otorgado el premio Lev Yashin al mejor golero del certamen, por mantener invicta su meta durante 470 minutos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.