Cuestión de supervivencia

Mayra García CardenteyMayra García Cardentey
11 de Noviembre del 2014 21:13:04 CDT

Ya lo dicen algunos estudios: nueve de cada diez problemas entre las personas emergen como resultado de una mala comunicación. Las cifras quizá no son tan exactas y categóricas cuando se refieren a lo que ocurre en las entidades públicas y empresariales, pero igual tienen connotaciones parecidas y alarmantes: conllevan a consecuencias económicas y laborales de amplias dimensiones.

Ha sido esta esfera propiamente, en varias situaciones, el «patico feo» de numerosas disciplinas y áreas de trabajo: en ella pocos invierten —algunos incluso la consideran «un gasto innecesario»—. Es también la primera actividad que en muchos casos se reestructura en busca de «racionalizar plantillas» —de todas formas, «cualquiera comunica», dicen algunos—, y una en las que mayor intrusismo profesional se advierte.

En este sentido, contadas son las instituciones de la administración pública que cuentan con estrategias de comunicación o especialistas encargados de tales menesteres. En el sector gerencial la suerte quizá sonría mejor...

Ante tal situación, la dirección del país con el asesoramiento de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, entronca como objetivo primordial, para fechas venideras y no tan lejanas, articular un sistema institucional de comunicación, en sus diferentes niveles y acepciones.

Pero de no llegar, a veces se pasa la meta, y dentro de este fenómeno existen cuestiones subyacentes que pueden nublar, especialmente desde la base de la pirámide, tan encomiable intención: en ciertos escenarios se lanzan en carrera de velocidad para tener su «estrategia de comunicación», cuando este tema, si se le compara con una carrera de fondo, exige más resistencia que rapidez.

En medio de este proceso, ciertos decisores institucionales no le dan importancia a la implementación de un procedimiento comunicativo organizado y mucho menos a tener en su organigrama una persona capacitada que se encargue de este. Por otra parte, muchos de los que ejercen estas funciones se convierten en individuos «sui generis»: el asistente personal del director, un reubicado porque no «cumplía con su contenido laboral» en su anterior desempeño y cubre la función para no resultar disponible, o un trabajador que vende más carisma que verdadera noción del tema.

En entidades más modestas el dilema pudiera incrementarse, y se puede identificar a personas —designadas a nivel institucional para esta tarea— que ignoran cómo articular mensajes efectivos que cumplan objetivos organizacionales. Otras no cuentan con las habilidades básicas para diseñar, implementar y dirigir una concepción de comunicación efectiva, y no pueden aprovechar las características, naturaleza, ventajas y usos de los medios de difusión y de los públicos a los cuales se dirigen.

Hay que eliminar la percepción del hecho comunicativo como un «mal necesario» y aprehender a esta esfera como una inversión a corto y largo plazo.

Sin comunicación no hay trabajo en equipo, ni es posible ejercer el liderazgo. Tampoco hay retroalimentación con el público, ni relaciones humanas viables hacia dentro o fuera de la institución.

Urge comprender que esta disciplina contribuye a mejorar el ambiente y el clima laboral, perfeccionar las relaciones intersectoriales y eliminar los desagradables rumores siempre con una política informativa efectiva y oportuna.

Ello no significa dar paso a improvisaciones o estrategias inconsecuentes y poco aplicables, desfasadas y empíricas, que sean puras arengas para los trabajadores o conviertan todo hecho intrascendente en noticiable para la prensa.

La comunicación se construye día a día. De igual forma llegará el momento de una mayor presencia de las empresas y los organismos públicos cubanos en las redes sociales. Eso ya está, y ahí tenemos que dirigirnos en estos tiempos en los cuales comunicar, en el plano institucional, ya no es un lujo. Es necesidad de supervivencia.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Ivan Pérez López - 12 de Noviembre del 2014 8:16:07 CDT

      Mayrita, saludos, excelente artículo sobre la comunicación en nuestro país, especialmente en su relación con los trabajadores. El Decreto No. 281 Nuevas Bases Generales del Perfeccionamiento Empresarial cuenta entre sus Sistemas el relacionado con la Comunicación Empresarial, Sistema este que expresa: “La comunicación en nuestros días ha alcanzado el lugar que le corresponde en una sociedad como la nuestra, donde uno de los valores más preciados para cualquier empresa son los trabajadores que la integran y por ello, es importante gestionarla.” “Gestionar la comunicación interna, es lograr una coherencia y efectividad en toda la comunicación que ocurre dentro de la organización: verticalmente, tanto en forma descendente -desde los niveles superiores, hacia el resto de los trabajadores- como ascendente -desde los trabajadores hacia los niveles superiores, horizontal - entre los trabajadores, directores, departamentos, y también la informal -comunicación no determinada formalmente y sin intencionalidad organizativa.” De ahí se deriva que la comunicación no debe ser solo de matutinos, mítines, asambleas de afiliados, etc. sino la interrelación directa de los Cuadros, dirigentes políticos y de masas con los trabajadores y como se expresa anteriormente EN TODAS LAS DIRECCIONES. Los dirigentes debemos estar en contacto directo con los trabajadores, conocer sus inquietudes, sugerencias, retroalimentarnos mutuamente. No se concibe en los momentos actuales un dirigente desvinculado de la situación de su empresa ni de los problemas personales de sus trabajadores, asi como un dirigente sindical que no esté estrechamente ligado a la membresía que representa. Esto incluye al Partido, cuya fortaleza radica precisamente en eso, en su vinculación estrecha con las masas.

    2. 2

      Arístides Lima Castillo - 12 de Noviembre del 2014 9:29:16 CDT

      Estimada Mayra, en mi muy profana opinión sobre este asunto que nos planteas hoy, siempre he creído, al menos por el tiempo que trabajé, ya que estoy jubilado desde mucho, que siempre ha existido una “incomunicación” institucionalizada entre la dirigencia de las empresas y sus trabajadores. El giro al que más tiempo dediqué fue el de la construcción industrial, y casi que aseguraría, que era raro que se viera a uno de los dirigentes de las empresas para las que trabajé, presentes a pie de obra. Algo que se producía solo en las raras ocasiones en que se recibían visitas importantes y para eso, como en la construcción de la fábrica de cemento de Mariel, había una plataforma o mirador, en lo más alto de la obra, para evitar que los “importantes” se empolvaran, o peor, se enfangaran su calzado. Eso de la comunicación con “los negros de obra”, como se conoce en el argot propio del sector a los que sudan la camisa, se lo dejaban a los jefes de obra, que recibían instrucciones, no en el campo, sino en los “consejillos” mañaneros que se solían celebrar día por día, en un local habilitado al efecto llamado “salón de reuniones”, con aire acondicionado y una cafetera para servirse todo lo que esos presentes desearan. Los mismos técnicos, en la mayoría de los casos, se hacían presentes en el área de construcción, cuando no tenían a alguien que les proporcionara el dato que necesitaban. Y eso se repitió en el tecnológico donde trabajé por un tiempo. Si veías al director alguna vez, generalmente, era cuando llegaba o cuando se iba, o cuando eras uno de los que en alguna oportunidad te llamaban a la dirección para una aclaración o una reprimenda. Los políticos, apartados, y el sindicato se hacía muy presente para cobrar la cuota o en las reuniones mensuales, que si no se celebraban en horas laborables, pocas veces alcanzaba el quorum. Y estoy diciendo de un nivel en el que me desenvolvía entonces, pero si hacemos un ligero análisis, nos daremos cuenta que eso era ¿es? algo normal desde arriba hasta abajo. Pero claro que tiene justificación, porque es producto de lo ocupadísimos que están los que dirigen las 24 horas del día los siete días de la semana. No basta solo con verlos en la tele o en fotos de periódicos.

    3. 3

      Andrés - 12 de Noviembre del 2014 10:36:06 CDT

      Excelente Mayra.

    4. 4

      Modesto Reyes Canto - 12 de Noviembre del 2014 10:51:51 CDT

      Lo cierto es,Amiga Mayra, que entre los jefes y los empeados siempre hay reglas que ambos deben cunplir, pues si no uno no sería lo que es y el otro pasaría a ser un insubordinado. Aquí te dejo algo que escribí al respecto. Muy bueno el artículo. Saludos: Modesto Reyes Canto. REGLAS. DE UN JEFE.( La siguiente lectura se debe hacer acompañada con música instrumental celestial de fondo) *Yo no pretendo que tú trabajes para mi, sino que lo hagas conmigo. *Se bien que mi compañía depende de ti. *Reconozco que las ganancias de nuestra compañía han salido de vuestro esfuerzo. *Nunca esperaré a que me pidas un mejor salario o una promoción;pues siempre sabré cuando te lo hayas ganado. *Si eres mujer espera que tu ascenso laboral sea por tu cerebro y no por tu físico. * Como ser humano se que puedo equivocarme por tu culpa. *Siempre estoy consciente que ocupo el lugar que algún día tú podrás ocupar. *Nunca me olvido que mi salario y mis prebendas, eres tú quién me ayuda a obtenerlos. *No me critiques si actuo como jefe: siempre debo hacerlo cuando tú no lo haces bien. *Siempre ten presente que creo firmemente en el bienestar de tu familia. *A mi me puedes hablar, aunque no lo creas, no muerdo. *Siempre piensa que antes de ser yo, fuí tú y como tal me comporté. DE UN EMPLEADO.(Para esta otra lectura métale de fondo musical un sinfónico furioso reguetón) *Nunca pienses que tu jefe está equivocado; él lo que es HP de nacimiento. *Tu jefe siempre lo será mientras tú lo obedezcas ciegamente. *Tu jefe, el que no hace nada, es un vago que te explota. *Un buen empleado siempre logra un aumento de sueldo... para el jefe. *Un magnífico empleado que no reclama nada para él, es un comemierda. *Una buena empleada, buena por todas partes, siempre será lapreferida del jefe y la que más ascensos logrará. Y si no tiene las condiciones fisicas requeridas por el jefe, terminará como la secretaria de la canción de Mocedades. *El jefe es el jefe y así te lo harâ saber siempre aunque no sepa ni carajo lo que está haciendo. *Al jefe no se le enfrenta,al no ser que sea con intenciones de matarlo. *Un jefe cuando se equivoca despide diez empleados a los cuales culpa de su equivocación. *Cuando tu jefe sonrientemente te diga que lo estás haciendo muy bien, vete pensando en el despido porque ya él te está mirando como una competencia peligrosa. *Un empleado fiel para un jefe es aquel que trabaja dos horas de más y cobra cuatro de menos. *En fin; un empleado siempre será un empleado del jefe y nunca debe olvidar que su jefe para serlo jodió por el camino a otro jefe y nunca va a permitir que tú lo jodas a él aunque te revientes trabajando. Autor: Modesto Reyes Canto.

    5. 5

      Iván Pérez López - 12 de Noviembre del 2014 11:00:49 CDT

      Aristides, en mi empresa especificamente (Tambien perteneciente a la Construcción Industrial)eso no sucede, la dirección de la misma esta enclavada en el mismo sitio de la Planta de fabricación de hormigones y morteros, los Cuadros y dirigentes politicos y sindicales estamos en contacto directo con los trabajadores todo el dia y estamos atentos a sus inquietudes y preocupaciones, en un dialogo transparente que a veces no se sabe quien es el Cuadro y quien el trabajador, si tan importante es tener sentido de pertenecia, tambien es muy importante saber comunicarse y en que momento. No somos un dechado de virtudes, pero al menos estamos al pie del cañon, llenos de polvo, de cemento,pero guapos y fajaos.

    6. 6

      Huberney - 12 de Noviembre del 2014 11:42:53 CDT

      Felicidades Mayra, exelente artículo

    7. 7

      Magdalay Moreno - 12 de Noviembre del 2014 12:23:00 CDT

      Estoy completamente de acuerdo. Soy graduada de Comunicación Social de la época en que la carrera de periodismo y comunicación eran una sola... actualmente laboro en una institutción de la agricultura. De más está abundar en la pelea constante porque sean reconocidass y aceptadas algunas de mis sugerencias, planes, campañas, etc. Y es más triste ver como ocurren miles de problemas y situaciones que podrían haberse evitado o soluciones mediocres que podrían haber tenido mucho más éxito con tan sólo dejar que el ¨comunicador¨ hiciera su trabajo. El esfuerzo que en estos momentos hace el país porque sea reconocida la importante labor del comunicador soacial en las empresas e institutciones, cae en saco roto cuando el discurso de alientpo que se da a los mismo en los diversos foros, no se le brinda también a directivos y otros cuadros en su momento. Creo que no es suficiente el esfuerzo hasta que no se diga a los directivos aquel viejo refrán ¨zapatero, a tus zapatos...¨

    8. 8

      Lázaro Tito Valdés León - 12 de Noviembre del 2014 12:30:42 CDT

      Lic. Mayra, siempre estoy observando y buscando la salida de sus artículos en este diario, porque n realidad usted toca temas muy interesantes, éste que hoy nos presenta es uno de ellos, que fuera de la sociedad si no existiera las comunicaciones, esa acción tan mencionada y cacareada por muchos y en ocasiones mal interpretadas por otros. Nosotros en Cuba tenemos experiencia de la buena y mala aplicación de este concepto, hay entidades que posiblemente el Director nunca haya hablado de comunicvación institucional, otras han trazado pauta en sus quehacer faltandole perfeccionar no solo el personalkque se dedica a ese trabajo, si no llevarlo a todo el colectivo para que sea integral y no quede en la acción de pocos. Gracias mayra por estos trabajos tan interesante, muy reflexivo y profundo, ojala muchos lo puedan leer para que se instruyan

    9. 9

      Abel Amaro Villarreal - 12 de Noviembre del 2014 14:46:39 CDT

      No soy especialista pero tengo ideas propias. Miro la comunicacion interna en la base. Y tengo problemas sin comunicar y por tanto sin resolver. La comunicacion y el trabajo hicieron al hombre y a la sociedad humana civilizada. Pero siempre existen mas de un nivel de comunicacion social, mas o menos oficial, mas o menos objetivo. Si en un colectivo laboral hay un nivel de comunicacion oficial y otro extraoficial pero que no interactuan entre si, y este ultimo va contra los derechos de algun trabajador que cuando trata de cruzar la barrera es ignorado o simplificado, entonces el trabajador se siente discriminado y con esto se deteriora no solo su desempenno laboral sino tambien toda su vida. Por eso reafirmo la necesidad de defender los valores mas objetivos y definidos por la historia humana en una comunicacion abierta que propicie unidad sin exepciones y no divicion o segregacion individual. Uno a veces puede sentirse solo entre mucha gente que implicitamente esta de acuerdo en que uno puede estar siempre solo. Tienen sus sennales. Y asi se cuidan de cierta inestabilidad siquica y supuesta social, y otros pesos. En particular, por ejemplo. Es simple tener relaciones de pareja con alguna compannera de trabajo pero puede que eso se bloquee por prejuicios injustos contra alguien. Plantear en reuniones temas tan elementales parece cosa infantil, esa es la gran trampa. Si la persona es integral oficialmente que pasa por detraz? Se debe hacer mas oido y dar mas apoyo. Me acuerdo ahora de la pelicula "Una novia para David." Y es que trabajar es tener ganas de vivir. Por que la integracion de alguien podria ser un problema para un colectivo laboral o la sociedad? Claro que la mayor responsabilidad esta en la propia persona aquejada que debe levantar la vos para ser escuchada y comunicar todas las dudas sobre cualquier tipo de relacion laboral o personal.

    10. 10

      Andrés - 12 de Noviembre del 2014 18:49:05 CDT

      Excelente Mayra.

      del autor

      en esta sección