Por fin el abrazo de los Cinco

Autor:

Armando Hart Dávalos

La noción del bien flota sobre todo

y no naufraga jamás.

José Martí

A René, Antonio, Ramón, Fernando y Gerardo, ejemplos de virtud martiana

Desde todas partes del mundo han llegado a nuestro pueblo, a Raúl, a Fidel, mensajes de felicitación, porque finalmente se puso fin a la injusticia y nuestros héroes Gerardo, Ramón y Antonio fueron liberados, y están por fin —como todos conocemos— de regreso en nuestra Patria, en su amada Patria y desde luego, se unen a Fernando y a René en la alegría y se logran fundir en el cálido abrazo anhelado de los cinco hermanos, el abrazo que fue postergado por 16 años de cruel y arbitrario encierro.

El pueblo cubano también celebra el inicio de una nueva era en las relaciones entre los Gobiernos de los Estados Unidos y Cuba, y les damos las gracias a todos los que contribuyeron a esta feliz solución. Desde luego, que en momentos como estos en los que ha triunfado y se han impuesto la verdad y la justicia, sentimos con gran placer que nuestras razones y la heroica resistencia de cada uno de los Cinco, del pueblo y el Gobierno cubanos y de la solidaridad internacional han vencido, aunque la batalla haya sido tan larga, dolorosa y difícil.

De seguro, nuestro pueblo nunca olvidará el indoblegable espíritu de los Cinco y la decisión con la que enfrentaron la enorme injusticia de la que fueron víctimas hasta lograr la victoria total. Ha sido tan valiente su actitud, que su caso se ha convertido en uno de los ejemplos más extraordinarios de la historia no solo de Cuba y América, sino del mundo.

La humanidad recordará por siempre la valentía de estos hombres talentosos, verdaderos patriotas y revolucionarios, por la cabal decisión que tuvieron de defender a su pueblo y no claudicar jamás; ese sacrificio consciente, los ha convertido en ejemplos imperecederos que solamente pudieron surgir de la herencia de una cultura como la que nace de la genuina tradición cubana; porque ellos son martianos ejemplares y representan «la utilidad de la virtud» de la que habló el Apóstol cubano.

Para nuestro pueblo se abren ahora nuevos desafíos que requerirán del esfuerzo de todos para contribuir finalmente, a que llegue el verdadero fin del bloqueo genocida contra Cuba; recordemos que el regreso de los Cinco llegó acompañado de ese acontecimiento trascendental en la historia de América Latina, el Caribe y el mundo, se trata del acuerdo del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba, pero aún tendremos que trabajar para poder cumplir con las palabras que dijo en su memorable intervención el General Presidente al dar a conocer estas gratas noticias a Cuba y el mundo: «Debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestras diferencias».

¡Feliz regreso a casa queridos hermanos!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.