La fiesta de nuestras razones

Autor:

Dairy Gaspar Colombet

El Primero de Mayo tiene para mí, creo que como para todos los trabajadores cubanos,  el sabor de la fiesta de nuestras razones, esas por las que hemos llegado hasta aquí y las que queremos seguir proclamando ante el mundo.

Por eso estaré este viernes bien tempranito en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, porque estoy convencida de que estar presentes es la mejor manera de expresar mi respaldo a nuestro Socialismo, a Fidel, a Raúl y la Revolución,  y de demostrar que hay continuidad y compromiso en nosotros, los jóvenes.

Marchar al ritmo de la contagiosa conga santiaguera, retar al sol y al calor de por acá para amanecer entre pancartas y consignas tiene para mí también el sabor de la tradición familiar. Desde niña, mi madre, Muñeca, con más de 30 años de trabajo en el sector de la Construcción, nos enseñó qué es el amor a la Patria y a refrendarlo en cada desfile.

El único Primero de Mayo en que he dejado de marchar fue el del año 2004. No estuve porque ese mismo día di a luz a mi hijo Yasnier, quien ahora con diez años me acompaña en cada celebración de los trabajadores.

En los últimos tiempos mi orgullo es mayor, porque desfilo representando al colectivo del que soy parte: el Coppelia El Jardín de las Enramadas, un centro que demuestra que en la gastronomía es posible tener un trabajo de calidad, defender la excelencia.

Allí contamos con una plantilla de 120 trabajadores de espíritu joven, y administrativos y obreros hablamos un mismo idioma: el del esfuerzo cotidiano en función de ofrecer ese servicio de excelencia, de detalles y confort que tanto agradecen santiagueros y visitantes. Nuestro desempeño también se expresa en salud económica, pues hasta el cierre de marzo sobrecumplimos nuestro plan de venta en un 139 por ciento, con más de 1 299 000 pesos aportados.

En el ambiente de iniciativa y alegría al que estamos acostumbrados, engalanamos el centro, tenemos listas las pancartas, los carteles y la bandera gigante que siempre encabeza. Daremos otra respuesta a la altura de los sabrosos helados que ofertamos cotidianamente, satisfechos de nuestras conquistas más recientes como la de haber sido seleccionados como mejor unidad gastronómica de toda la provincia o el único colectivo del territorio acreedor de la distinción nacional de Unidad Modelo José Martí.

Como hija de esta ciudad heroica pienso que los santiagueros tenemos  este año una motivación extra para hacer de todo lo que enfrentemos algo especial: la de ser testigos y protagonistas de una ciudad que cambia, que se renueva y embellece de cara al medio milenio de su fundación como villa.

En esa transformación está el aporte de los santiagueros de todas las edades, jóvenes, adultos y también de los dirigentes de la provincia que trabajan duro para que el cumpleaños de la urbe y el aniversario 62 del Moncada dejen su huella en más calidad de vida para los santiagueros. Por   eso vamos también a festejar este Día de los Trabajadores en nuestro territorio.

Sí, estoy convencida de que este Primero de Mayo será otra vez el día de la fiesta de nuestras razones, y por eso no podemos faltar a la Plaza.

*Técnica en gestión económica del Coppelia santiaguero El Jardín de las Enramadas. Tiene 30 años.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.