Brics: un polo de cinco polos - Opinión

Brics: un polo de cinco polos

Autor:

Javier Alberto Piloto Rodríguez

El G7 tiene en los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) la contrapropuesta a un mundo en el que casi todo se resuelve a través de las iniciativas del Banco Mundial y el FMI.

Por estos días los líderes de las cinco potencias emergentes se reúnen en la ciudad de Ufa, Rusia, en lo que constituye su VII Cumbre. Esta vez confluyen también los Estados miembros y observadores de la Organización de Cooperación de Shanghái, la cual se extiende por casi toda Asia central.

La propuesta de estas naciones se basa ante todo en la defensa de la multipolaridad, sobre los principios de igualdad y respeto mutuo. De por sí este discurso ya incomoda a Washington y sus acólitos de la Unión Europea. Ven en ellos la clara amenaza de subvertir el orden mundial que ellos crearan a mediados del siglo pasado con los acuerdos de Bretton Woods.

Claramente la arquitectura financiera del orbe demuestra que con cada una de sus crisis –sistémicas o no– que el modelo vigente carece de sustentabilidad. Desde el año 2008 las señales de alerta han ido en aumento, y la reciente situación en Grecia pone al descubierto las vulnerabilidades de este neoliberalismo globalizado.

Como contrapropuesta el Brics, en términos de economía, ya han dado vida a su propio Banco de Desarrollo el año pasado en la Cumbre de Fortaleza, Brasil, el cual pretenden hacer funcionar en el encuentro de estos días. Y veamos cómo el Banco Mundial se ha adelantado para buscar colaboración con esta entidad, en base a su «experiencia de 70 años». Es obvio que cualquier alianza seria entre estos países puede hacerse notar en prejuicio suyo. Recordemos que en su conjunto, los países del Brics constituyen el 22 por ciento del PIB mundial, abarcan el 27 por ciento de la superficie terrestre y cuentan con un mercado del 41 por ciento de la población mundial.

Por la parte política ya los participantes de su primer foro interparlamentario declararon hace unos días la necesidad de reformar la ONU, en especial a su Consejo de Seguridad. Por otra parte, en la agenda de este encuentro está la búsqueda de estrategias para hacer frente a las sanciones unilaterales y la injerencia de otros Estados en sus asuntos internos. ¿Les suena casual?

Las sanciones que hoy Occidente le impone a Rusia poco tienen que ver con la «anexión de Crimea» o la «intromisión en Ucrania», sino que es solo un ejercicio de presión que pasa por los intereses políticos y económicos. De eso se trata el juego de los capitalistas, ver quién aplasta primero a quién y se queda con todo el botín.

Por ello considero que, si bien llevan poco tiempo en funcionamiento, el concierto de naciones Brics debe acelerar sus propuestas e iniciativas. Hasta el momento lo que ha predominado han sido los proyectos de inversión y colaboración en negocios conjuntos, pero a nivel de verdaderas estructuras de alianza no han avanzado.

En Ufá se planteará de manera informal la cuestión de una moneda única para realizar las transacciones entre sí, cosa esta que los alejaría de las constantes crisis que en el sector de las divisas sufre el mundo. Sin embargo, todavía no hay un consenso al respecto y siguen posponiendo abordar esta posibilidad de manera efectiva.

Vacilaciones como estas son aprovechadas por sus detractores, quienes hablan constantemente de la fragilidad de los vínculos entre ellos. El caso más frecuente es el del eje Moscú-Beijing. No es menos cierto que las tensiones entre ambas datan de siglos, y que solo el reciente acercamiento puede verse como la sed china de materias primas que nutran su economía y la necesidad rusa de hacerse de alta tecnología, una deuda pendiente desde tiempos soviéticos.

El Nuevo Banco de Desarrollo y el Fondo de estabilización de las reservas monetarias del Brics prometen verdaderamente no solo una alternativa para sus fundadores, sino para otras naciones del mundo, en especial para las subdesarrolladas. Estas podrán contar con modos de financiamiento que nada tienen que ver con el leonino estilo del FMI y del BM.

El eje OCS-BRICS

Conjuntamente a este evento sesionará la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái. Rusia ostenta en estos momentos la presidencia de ambas y no perderá la oportunidad de imbricar sus propios proyectos integracionistas en el marco del espacio postsoviético con los que ofrecen los Brics y la OCS.

Moscú no quiere perder tiempo. Putin sabe que los mayores efectos de las sanciones europeas se verán a largo plazo, y que la mejor forma de enfrentárseles es buscando nuevos socios y fortaleciendo los proyectos que ya tiene con sus aliados tradicionales.

Claro, el ser hoy una potencia que solo puede competir en el mercado internacional a base de la exportación de materias primas le deja poco que hacer en el tercer mundo. He ahí el porqué de la rápida inserción de negocios chinos en América Latina y África, en tanto esta sí es una nación altamente industrializada y puede exportar tecnología y bienes de alto valor agregado.

Está previsto además en este encuentro que la India pase a ser miembro pleno de la OCS. Con esto se completaría la lista donde coinciden los miembros de los dos grupos. Este paso será significativo en tanto supone la eventual mejora de la relaciones de Nueva Delhi con su vecino Paquistán y darán a la región un mayor balance en los proyectos económicos que preparen en el futuro.

Justamente esto se refleja en el plan chino de la Nueva Ruta de la Seda, la cual pretende convertirse en la autopista asiática que lleva al Oeste el flujo de negocios y oportunidades que esta área tiene para ofrecer. La Unión Económica Euroasiática ya se ha adelantado y quiere formar parte activa de estas propuestas. Para ello se acordó un encuentro informal con sus líderes en uno de los almuerzos de la cumbre.

Tal vez las cinco naciones del Brics no sean un polo homogéneo que de por sí solo puedan nuclearse inquebrantablemente. Cada uno puede ser considerado en sus respectivas zonas de influencia como un polo de atracción política y económica. Sin embargo, sus propuestas constituyen hoy una alternativa seria en el enfrentamiento al desgaste al que nos somete el neoliberalismo mundial.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.