Lo que más atrae; lo que más importa - Opinión

Lo que más atrae; lo que más importa

Autor:

Alina Perera Robbio

En diversas esquinas y calles de La Habana, en parejas o en grupos, los turistas se hacen sentir como no lo hacían, al menos perceptivamente, tiempo atrás. Van distendidos, mujeres y hombres con prendas de vestir sencillas, las que nos llevan a pensar en días veraniegos, así los cubanos estemos sintiendo que llegó el invierno por cuenta de la primera racha de aire frío.

Lo curioso es que los escenarios en que irrumpen los visitantes no son exclusivamente las bellas terrazas del Hotel Nacional o las adoquinadas arterias de la parte antigua de la urbe. Ellos, para alegría de nosotros, los anfitriones, caminan por doquier, se lanzan a cruzar las avenidas entre automóviles modernos o muy antiguos, por sobre aceras en buen estado o vadeando charcos en depresiones o furnias de temer.

Aunque nuestra sociedad no es perfecta, sabemos que los curiosos forasteros —quienes también están conscientes de tal verdad— se mueven en un escenario seguro, donde reinan, más que todo, la nobleza y generosidad de la gente. Es un universo donde incluso ellos no resultan indiferentes a sus semejantes, donde podrían pedir auxilio, o un poco de agua, o la ubicación geográfica de una dirección apuntada sobre el papel, o la explicación, con detalles de historiador, sobre cualquier sitio que haya despertado su interés.

En una entrevista ofrecida al diario La República por Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, y que recoge un despacho noticioso de Prensa Latina fechado el 8 de febrero de 2016, el prominente pensador ha dicho: «En Cuba se puede caminar a cualquier hora, por cualquier lugar, sin correr peligro, y no hay ningún país de América Latina que pueda ofrecer eso». Sus palabras nacen de una reciente visita a la Isla, durante la cual, por cierto, asistió como un cubano más al concierto que Silvio Rodríguez diera en el habanero y humilde barrio El Pilar.

Más allá del natural paisaje, de las playas, de la danza colorida, de recuerdos condensados en viejos automóviles de cerámica o reales —con los cuales algunos pretenden sellar nuestra identidad—, más allá de pinturas infantiles sobre nuestros campos, testeras dieciochescas o gitanillas tropicales, habita lo verdadero: es todo lo que hemos llegado a ser como personas y que difícilmente alguna tabla estadística podría encapsular; es esa riqueza interior que se percibe en todo y que todo lo toca, incluso cuando el cubano se disgusta y no comprende, y disiente y pide explicaciones, y se pone fiero hasta que su sol vuelve a salir y reemprende el camino de la batalla y la esperanza.

El mercado turístico cubano tiene en esa variable «intangible» su gran fortaleza. Lo inédito —y el visitante lo intuye— está en rasgar todo lo profundo que sea posible en la cotidianidad, en la cultura del isleño de este lado de las aguas, ser tan dulce y terco, ser «de otra galaxia», que valdría la pena mirar en primer plano en todas sus luces y fragilidades.

Desde la voluntad de los anfitriones, lo esencial está más que claro. Es lo que decía Fidel en mayo de 1999: «El turismo sexual no se admitirá aquí jamás, ni drogas, ni cosas por el estilo. No es un turismo de juego; es un turismo sano, y ese es el que queremos, ese es el que promovemos, porque hoy sabemos que en el mundo una de las preocupaciones fundamentales de los turistas es la seguridad y estamos en condiciones de darla. Tenemos un pueblo hospitalario, un nivel de educación alto y creciente, un nivel cultural igualmente alto y creciente; es decir, estamos en condiciones de brindar estos servicios turísticos y a la vez cooperar con los países del Caribe».

Si lo valioso está en nosotros, cubano adentro, más que en los espacios listos para postales de catálogo, el desafío no es pequeño, porque cada uno de nosotros funge como «guía» o «promotor». Es un asunto natural que nos obliga a prepararnos, no a la impostación, sino a darnos en conocimiento, equilibrio y dignidad.

El inevitable recorrido por nuestras venas impone dignificar lo nuestro no solo desde el lenguaje, los modales, lo espiritual. Aprestarnos también pasa por vestir de adentro hacia fuera, de abajo hacia arriba, todos los paisajes. Seremos más encantadores en una Habana cada vez más restaurada, museo viviente de arquitectura y costumbres, que pueda ir luciendo su gracia y lustre, sus nuevas luces nacidas del esfuerzo y empuje de sus hijos.

Sé que los cazadores de imágenes, los que se solazan atrapando el rostro inocente y sin brillo de la humildad, reconocen en pacto callado con sus corazones que Cuba les caló el alma por algo que va más allá de la pobreza sepia, esa tan bien cotizada en el mercado de los estereotipos. Y justo por eso estamos abocados, ahora que los visitantes seguirán llegando en número creciente, a fortalecernos, lo cual significa funcionar mejor.

Solo así todo acto generoso será más auténtico, despojado de poses con trastiendas. La felicidad no es algo que pueda simularse; de modo que, a propósito de visitantes y anfitriones, hay que seguir luchando por ella. Lucha que, por cierto, es el mayor atractivo de todos cuantos quieren conocernos o volvernos a mirar humanidad adentro.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.