Gran bache pendiente de asfaltar

Autor:

Julio César Hernández Perera

El 7 de junio de 2016, la columnista Monica Heger, de la revista estadounidense Nature Medicine, publicó en ese medio un artículo con un título muy sugestivo y que traducido al idioma español dice: Delegación asfalta el camino para las colaboraciones investigativas Estados Unidos-Cuba.

En el texto se alude a una visita realizada a la Isla en abril del presente año por una delegación estadounidense. El grupo estaba integrado por representantes de 30 universidades y miembros de la NCURA (National Council of University Research Administrators).

Acogidos por representantes del Ministerio de Educación de Cuba, los visitantes recorrieron universidades y centros de investigación cubanos, y pudieron reunirse libremente con científicos y funcionarios públicos.

Como ha sucedido en otras coyunturas de este tipo, los norteamericanos expresaron impresiones gratas en las que exaltaban su sorpresa y asombro al palpar de primera mano lo que nuestro país ostenta en el campo de las ciencias. De igual modo, percibieron un gran potencial para la cooperación entre ambas naciones.

Continuamente se ensalzan en estos encuentros el «redescubrir» los avances cubanos en la medicina preventiva y, en especial, su capacidad para controlar eficazmente enfermedades infecciosas y desarrollar vacunas. Los miembros de las delegaciones visitantes lamentan con frecuencia no haber conocido antes la experiencia cubana; una razón para querer el acercamiento y la colaboración que la autora del referido artículo ha calificado metafóricamente como «asfaltar un camino», del que muy poco se ha hecho.

Entre las colaboraciones Estados Unidos-Cuba en la esfera científica que se ponen de ejemplo hasta el presente y se califican como «en pequeña escala», está la del intercambio académico y estudiantil de la Universidad Agraria de La Habana y del Centro Nacional de Salud Animal y Vegetal, con la Universidad Auburn, de Alabama.

Otro suceso mencionado es el trabajo desplegado entre científicos del Centro de Neurociencias de Cuba y los de la Universidad del Sur de California (USC). Esta última colaboración brinda una oportunidad única para los científicos de la nación norteña, si se tiene en cuenta que el centro cubano es considerado como uno de los líderes mundiales en ciertos estudios de la actividad cerebral.

¿Qué impide una participación más provechosa y amplia en este camino de cooperación científica que se quiere construir entre las dos naciones?

La respuesta la ha dado la misma Monica Heger: el bloqueo del Gobierno de Estados Unidos a la nación caribeña, mal llamado embargo por los medios estadounidenses.

La columnista da razones evidentes del daño de esta política para las dos partes. Las universidades cubanas están imposibilitadas de comprar equipos estadounidenses, lo cual conlleva al atraso tecnológico visto en esas instituciones y en el país. Además, con frecuencia los científicos cubanos tienen muchas dificultades para obtener visas con el fin de viajar y participar en eventos o conferencias científicas efectuadas en Estados Unidos.

Por la otra parte, los investigadores estadounidenses están restringidos de utilizar el dinero del Gobierno, como forma de subvención, para poder realizar viajes a Cuba. En  Estados Unidos, además, no se puede disponer de algunos productos novedosos de la Isla como el CIMAvax-EGF, una vacuna efectiva para tratar distintas variedades de cáncer de pulmón.

Para la autora del texto se vislumbra un mensaje claro: a pesar de la intención de «asfaltar» un camino en la colaboración científica entre la Isla y Estados Unidos, se interpone un gran bache llamado bloqueo económico y financiero del Gobierno norteamericano contra Cuba y que, lamentablemente, por el momento, está todavía pendiente de subsanar.

(*) Doctor en Ciencias. Especialista de Segundo Grado en Medicina Interna.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.