Botánica creativa: flores de papel (I)

A cada una de estas opciones podrás hallarle disímiles usos: lo mismo como accesorios  decorativos que como delicados obsequios a seres queridos

Autor:

Isairis Sosa Hernández

Nuevamente miércoles y así de fácil regresa con la ilusión de vestirte de un suigeneris botánico que hace germinar, «así de fácil», flores de papel.

A cada una de estas opciones creativas podrás hallarle disímiles usos: lo mismo para colocarlas en la pared, complementar un búcaro, usarlas como centro de mesa, como arreglo decorativo para una fiesta de cumpleaños o como un delicado obsequio para alguien especial.

Papel en colores, goma de pegar y mucha paciencia es todo lo que necesitas. Aunque el ideal para “cultivar” estas bellezas es el papel crepé, ya sabemos que el ingenio del cubano no tiene límites y siempre nos la arreglamos para encontrar la manera de sustituir ingredientes o materiales. Así que esta ocasión no será ni la primera ni la última vez que lo hagamos.

Por ejemplo, si enrollamos cualquier tipo de papel en un lápiz y luego lo comprimimos con cuidado, obtendremos como resultado una textura muy parecida a la del crepé.  Se me ocurre que quizás ese papel que viene como relleno de los zapatos nuevos puede servirnos también; puedes pedirlos en una tienda y comprobarlo.

Y con respecto a la variedad de colores, tiñe con acuarela el papel que hayas encontrado y obtendrás diversos tonos para lograr un «jardín» colorido.

Solo te queda elegir la especie de flor que más te agrade y comenzar a sentirte botánico. T espero el próximo miércoles con la segunda parte de este tema y con tus comentarios acerca de la experiencia. ¡No me faltes!

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.