Pablo Milanés, extraordinario siempre

JR regala a sus lectores la letra del tema Para que un día vuelvas, de Leoni Torres y Pablo Milanés

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

En Bayamo, Granma, nació el extraordinario músico Pablo Milanés, el 24 de febrero de 1943. Desde niño comenzó a cantar como aficionado en la radio. Más tarde estudiaría en el Conservatorio Municipal de La Habana. En 1956 incursionó por primera vez en la TV, en el programa Estrellas nacientes. A inicios de los 60 inició su carrera profesional en grupos vocales: el trío Los Armónicos, el conjunto Sensación y el Cuarteto del Rey.

Tú, mi desengaño se tituló su primera canción, que compuso en 1963. En 1969 integró el Grupo de Experimentación Sonora del Icaic, bajo al tutela de los maestros Federico Smith y Leo Brower. Es de esa etapa su inmortal Yolanda.

Versos sencillos se nombró su primer disco, en el quemusicaliza poemas de José Martí. En los 80 publicó álbumes cardinales como Yo me quedo, El Guerrero y Comienzo y final de una verde mañana. En Querido Pablo (1985) aparece acompañado por grandes músicos amigos como Chico Buarque, Mercedes Sosa, Ana Belén y Luis Eduardo Aute.

Fonogramas como Identidad, Canto de la abuela, Orígenes, y Despertar vieron la luz en la década de los 90, en la que puso en marcha una Fundación que ayudó a visibilizar la obra de muchos artistas de la Isla. De esos años son también los discos Mucho más que dos y En Blanco y Negro, que realizó junto al español Víctor Manuel, así como el colectivo Pablo Querido.

Con Como un campo de maíz conquistó el Grammy Latino al mejor cantautor, mientras que AM/PM, Líneas Paralelas, donde compartió protagonismo con Andy Montañez alcanzó ese mismo ppremio pero en la categoría de mejor álbum tropical tradicional. Sus producciones más recientes se titulan: Renacimiento (2013) y Canción de otoño (2014). En esta edición, ¡De Impacto! le propone a sus lectores la canción Para que un día vuelvas, donde colabora con el popular intérprete Leoni Torres.

Para que un día vuelvas Leoni Torres y Pablo Milanés

LT: Vivo como un prisionero,/ esclavo de mi antojo./ Y como si fuera poco/ siempre estoy pensando en ti./ Cómo se puede amar a alguien que no te da señales de su amor,/ que no le importa nada mi dolor./ ¿Por qué eres siempre así?/

Y mientras sigo esperándote en mi cama,/ con la esperanza de que alguien te hable de mí./ Porque solo soy de ti./ Mientras yo sigo aquí/ y se me van los días/ en el mismo lugar donde escribí tu nombre./ Y ya no hago más que organizar mi vida,/ para que un día vuelvas y todo esté en orden.

PM: Yo no te pido que me quieras,/ si tú no lo sientes, corazón./ Solo dame una razón/ que me separe de ti./ Que solo tú me has dado tristeza y dolor/ y, sin embargo, yo te di mi amor, cuando esperaba de ti/ tu mano,/ tu mano/ eternamente, tu mano...

AMBOS: Y mientras sigo esperándote en mi cama,/ con la esperanza de que alguien te hable de mí./ Porque solo soy de ti./ Mientras yo sigo aquí/ y se me van los días/ en el mismo lugar donde escribí tu nombre./ Y ya no hago más que organizar mi vida,/ para que un día vuelvas y todo esté en orden.

Mientras yo sigo aquí/ y se me van los días./ Mientras yo sigo aquí extrañando cada noche./ En el mismo lugar donde escribí tu nombre./ En el mismo lugar donde escribí tu nombre./ Y ya no hago más que organizar mi vida./ Para que un día vuelvas./ Para que un día vuelvas./ Para que un día vuelvas./ Para que un día vuelvas./ Para que un día vuelvas./ Y todo esté en orden.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.