Protesta de Baraguá

Aquel gesto valiente y firme de Antonio Maceo y sus tropas contra el Pacto del Zanjón, ha devenido en bandera de lucha

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Bajo la sombra de la arboleda de Mangos de Baraguá se realizó el encuentro entre el lugarteniente General Antonio Maceo y el general Arsenio Martínez Campos. El hecho, que pasó a la Historia como Protesta de Baraguá, tuvo lugar el 15 de marzo de 1878 y se basó en la negativa, liderada por el Titán de Bronce a aceptar el convenio de paz conocido como Pacto del Zanjón.

El oficial español, acompañado de su Estado Mayor, tenía la intención de  aquietar la insurgencia con el Pacto del Zanjón, que excluía la independencia de Cuba y la libertad a los esclavos, elementos determinantes en la decisión de continuar la guerra.

Maceo, en compañía de jefes y oficiales de la valía de Manuel de Jesús Calvar, Guillermo Moncada, José Maceo, Flor Crombet, Limbano Sánchez, Agustín Cebreco y Pedro Martínez Freire, entre otros, oficializó la negativa a deponer las armas ante el General en Jefe del Ejército Español y dejó bien claro que conocía perfectamente las verdaderas intenciones de Martínez Campos al brindarle la paz, casi una década después del inicio de la guerra del 68.

«No nos entendemos», dijo el cubano en respuesta a las últimas palabras del español. Aquel gesto valiente y firme de Antonio Maceo y sus tropas contra el Pacto del Zanjón, ha devenido en bandera de lucha.

En el discurso en conmemoración del centenario del suceso el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, dijo que «con la Protesta de Baraguá llegó a su punto más alto, llegó a su clímax, llegó a su cumbre, el espíritu patriótico y revolucionario de nuestro pueblo; y que las banderas de la Patria y de la Revolución, de la verdadera Revolución, con independencia y con justicia social, fueron colocadas en su sitial más alto».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.