SI2: a la conquista del cielo

Desde este domingo emprendió su vuelo alrededor del mundo la aeronave Solar Impulse 2, capaz de funcionar a partir de la energía del sol

Autor:

Patricia Cáceres

El hecho de darle la vuelta al mundo en un avión no debería sorprendernos o convertirse en noticia que acapare titulares. Pero emprender tal aventura a bordo de una aeronave sin combustible, sobrevolando dos océanos, sí es una hazaña que asombraría a los mismísimos hermanos Wright*.

Desde este domingo emprendió su vuelo la aeronave Solar Impulse 2 (SI2), capaz de funcionar únicamente a partir de la luz del Sol. El despegue se realizó desde Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, y el propósito es rodear el planeta en 12 etapas, en unos cinco meses, con vuelos de hasta cinco días consecutivos. El fin es difundir el empleo de las energías renovables.

«Queremos compartir nuestra visión de un futuro limpio», declaró antes del despegue Bertrand Piccard, investigador del proyecto y uno de los pilotos del avión, para quien esta misión debería contribuir a la lucha contra el cambio climático mediante la promoción de nuevas tecnologías verdes, así como servir para crear puestos de trabajo y sostener el crecimiento económico.

La aventura apenas comienza

El viaje está encabezado por los suizos Piccard y André Borschberg, quienes se turnan en la conducción de la aeronave experimental, con espacio para una sola persona.

La ruta incluye escalas en Muscat, Omán (a donde se llegó con éxito el lunes, tras 13 horas y dos minutos); Ahmedabad y Varanasi, India; Mandalay, Myanmar; y Chongqing y Nanjing, China. Tras cruzar el Océano Pacífico, con una parada en Hawai, el artefacto volará sobre el área continental de Estados Unidos, donde tiene previstas tres detenciones, y en un tercer lugar del Medio Oeste, aún por determinar.

Después de cruzar el Atlántico, los tramos finales de la travesía incluyen escalas en el sur de Europa o el norte de África. El punto final del periplo coincidirá con el del despegue (Abu Dhabi), a finales de julio o principios de agosto.

Los expertos afirman que para la travesía completa se requerirán unos 150 días, con una velocidad de entre 50 y cien kilómetros por hora.

Breve mirada a un prototipo

Según refiere El Clarín, se trata de un prototipo coronado de récords mundiales: el primer avión solar en volar por la noche, el primero en unir dos continentes y el que por primera vez cruzó Estados Unidos de lado a lado sin escalas.

En objetivo ahora es convertirse en el primer avión solar en dar la vuelta al mundo, en un viaje de 35 000 kilómetros, con 25 días de vuelo efectivo.

Para lograr tal propósito el SI2 está cubierto por más 17 000 células fotovoltaicas, que recubren sus alas de 72 metros de envergadura, casi tan largas como las de un Airbus A380. Pero el SI2, fabricado con fibra de carbono (80 por ciento), solo pesa 2,5 toneladas, es decir, menos del uno por ciento del A380.

En el horario diurno el prototipo viaja a una altitud de 8 500 metros, mientras que en la noche continúa volando mediante sus baterías recargadas durante el día y descenderá hasta los 1 500 metros.

Según el sitio www.solarimpulse.com, la aeronave posee 22,40 metros de longitud y 270 metros cuadrados de superficie. La impulsan cuatro motores eléctricos, con hélices de cuatro metros de diámetro, y deberá soportar temperaturas de entre 40 y -40 grados centígrados.

La cabina tiene un volumen de 3,8 metros cúbicos. Los autores afirman que el espacio resulta suficiente para almacenar oxígeno, comida, agua, el paracaídas y el resto del equipamiento necesario. El asiento es ergonómico y reclinable, de forma que su ocupante pueda sentarse, estirarse e incluso hacer ejercicio.

«Es un avión que está diseñado para viajar. El primero (el SI1) era un prototipo para vuelos locales. El Solar Impulse 2 tiene una cabina más grande para que el piloto pueda acostarse y dispone de piloto automático para poder dormir, además de baño e instrumentos muy fiables con duplicación de todos los sistemas. Este es un avión que podría permanecer en el aire seis o siete días», explicó Bertrand Piccard en una entrevista publicada en swissinfo.ch.

No obstante, aunque la cabina de vuelo es confortable, el piloto no debe moverse y tiene que hacer todo sentado. «Hacemos nuestras necesidades, nos lavamos con toallitas, comemos y bebemos, sentados», expresó Piccard.

«El asiento puede reclinarse para descansar. En ese momento colocamos al avión en piloto automático, pero conservamos el control del aparato y seguimos en contacto con los controladores aéreos de la misión en Mónaco», añadió.

La cabina no está presurizada, no hay ni calefacción ni aire acondicionado, por lo cual los pilotos tuvieron que seguir un entrenamiento especial.

«Físicamente estamos listos. André se prepara con yoga y autohipnosis para esta primicia histórica», había dicho Piccard a la agencia de noticias AFP, 48 horas antes del despegue del avión. «El desafío es más humano que técnico», señaló por su parte Borschberg, de 63 años.

«Tenemos un avión sostenible del lado de la energía. La cuestión es cómo hacer sostenible al piloto cuando tenga que sobrevolar el océano durante casi una semana», subrayó al recordar que la etapa más larga, de Nankin (China) hasta las islas Hawai, en el Pacífico, debe durar cinco días.

La idea de volar solo con energía solar fue al principio el hazmerreír de la industria aeronáutica. Pero la utopía ha podido concretarse, al menos hasta ahora, tras 13 años de investigaciones realizadas por Borschberg y Piccard, ambos pilotos profesionales.

Piccard, descendiente de una dinastía de científicos-aventureros suizos, dio la primera vuelta al mundo en globo sin escala en 1999.

Ahora todo el público puede seguir en directo la nueva aventura, ya sea lo que ocurre en la cabina como en el centro de control, a través del sitio web solarimpulse.com.

El Solar Impulse 2 es el sucesor del primer prototipo, el Solar Impulse 1. El primero, más leve y menos potente, realizó su primer vuelo en 2010. Permitió a sus creadores realizar varios vuelos de larga duración en Europa y Marruecos, y logró viajar durante 26 horas seguidas, y cruzar Estados Unidos de costa a costa en cinco etapas.

*Los hermanos Wright, Wilbur y Orville, son considerados pioneros de la aviación.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.