Un ascensor eléctrico por encima de las nubes

Con 19 955 metros de altura, podría servir para lanzar de forma económica vehículos al espacio, como un generador de energía eólica, una torre de comunicaciones y una atracción turística

Autor:

Patricia Cáceres

No pocos quisiéramos visitar alguna vez el Burj Khalifa, en Dubái, considerado el edificio más alto del mundo con 830 metros. Los más osados incluso sueñan con escalar los casi 9 000 metros del Monte Everest, la mayor elevación de la Tierra. Pero imagine por un instante llegar a la estratosfera, a 20 kilómetros de altura, sin haber empleado esfuerzo alguno.

Esa es la meta de la compañía espacial canadiense Thoth Technology Inc., que recientemente patentó la creación de un ascensor de 19 955 metros, que en el futuro serviría para lanzar de forma económica vehículos al espacio.

En otras palabras, su cometido es transportar a los tripulantes hasta una plataforma desde la que pueden despegar naves espaciales, en una órbita baja terrestre.

Pero funcionaría también como un generador de energía eólica, una torre de comunicaciones y una atracción turística.

Comparación entre la torre de la compañía espacial canadiense Thoth technology Inc. , el Burj Khalifa, considerado el edificio más alto del mundo; y el Monte Everest, la mayor elevación de la Tierra. Foto: www.24horas.cl

Anatomía de la torre

Según señaló la compañía en su página web, se trata de una torre flexible que es estabilizada a través de turbinas. La base del ascensor es «una torre presurizada de forma neumática y guiada de forma activa sobre su base, con giroscopios para compensar la presión del viento y contratiempos climatológicos como huracanes».

La torre estaría construida con materiales compuestos como polietileno, uno de los polímeros más utilizados hoy en día, y Kevlar. Esa estructura estaría presurizada con gas, lo que crearía una estructura rígida capaz de sostener objetos de gran peso, señala la publicación.

El Doctor Brendan Quine, director técnico de Thoth Technology y profesor asociado de Ingeniería Espacial de la Universidad de York, Canadá, declaró al periódico Toronto Star que la compañía está intentando captar el interés del magnate inmobiliario de Dubái Mohamed Alabbar, para construir la torre. No es para menos, teniendo en cuenta que el proyecto tiene un coste de entre 5 000 y 10 000 millones de dólares.

Para completar una torre de demostración, se invertirían entre tres y cinco años. Construir la torre a escala real requiere otros tres años extras.

Ahorro del 30 por ciento

Según BBC, la colosal torre se destinará a lanzar desde la cima naves al espacio y así evitar el gasto de energía que causa la gravedad de la Tierra. La nave podría regresar luego a la plataforma para recargar combustible y volver a partir.

«Los astronautas ascenderían 20 kilómetros a través de un ascensor eléctrico  en su interior. Desde la parte superior de la torre, los aviones espaciales podrían lanzarse en una sola etapa (es decir, sin tener que soltar motores ni bloques de combustible) y luego volver a la torre, repostar y volar de nuevo», explicó Brendan Quine, el inventor de la torre, en un comunicado de la empresa que ha sido destacado por el diario ABC de España.

Esto supondría un ahorro del 30 por ciento del combustible, en comparación con los cohetes convencionales.

En opinión de Caroline Roberts, presidenta de la compañía, esta torre, junto con el diseño de nuevos cohetes en los que están trabajando otras firmas, como Space X, podría dar inicio a una nueva era en el transporte espacial.

No obstante, el proyecto de la empresa también contempla que la torre esté abierta a turistas, que puedan experimentar el contacto con el espacio en similares condiciones que los astronautas.

¿Lloviendo sobre mojado?

International Business Times informó que la idea de crear ascensores espaciales no es nueva. Una de las iniciativas más reconocidas es la de la Corporación Obayashi, que se ha propuesto construir un ascensor de 96 000 kilómetros para llevar al espacio cargamentos y tripulaciones. El artefacto, dicen, podría funcionar en 2050.

Al decir de la empresa, de momento no cuentan con la tecnología necesaria para construir cables tan largos y resistentes, pero confían en que las investigaciones en nanotubos permitan hacer materiales hasta cien veces más fuertes que el acero.

Thoth Technology Inc. ha hecho su anuncio a pocos días de que se celebre la Conferencia Internacional de Elevadores Espaciales, en la que se analizarán las limitaciones y las posibilidades de megaconstrucciones de este tipo.

El ascensor de 19 955 metros tendría una torre presurizada de forma neumática y guiada de manera activa sobre su base, con giroscopios para compensar la presión del viento y contratiempos climatológicos como huracanes. Foto: www.mendozapots.com

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.