La muerte de las aves

El pequeño cuento que presentamos hoy a los lectores pertenece al escritor cubano Virgilio Piñera, cuyo centenario se celebrará el próximo año

Autor:

Virgilio Piñera

Virgilio Piñera (Cárdenas, 1912-La Habana, 1979). Considerado por la crítica como uno de los autores más originales y descollantes de la literatura cubana. Destaca por su humor negro dentro de una estética del absurdo. Fue poeta, narrador y dramaturgo y en todos los géneros demostró gran maestría. Entre sus libros de narraciones destacan Cuentos fríos, Muecas para escribientes y la antología Cuentos de la risa y del horror. El texto que sigue pertenece a la colección Un fogonazo, y es quizá poco conocido a pesar de sus excelentes cualidades conceptuales y formales.

De la reciente hecatombe de las aves existen dos versiones: una, la del suicidio en masa; la otra, la súbita rarificación de la atmósfera.

La primera versión es insostenible. Que todas las aves —del cóndor al colibrí— levantaran el vuelo —con las consiguientes diferencias de altura— a la misma hora —las doce meridiano—, deja ver dos cosas; o bien obedecieron a una intimación, o bien tomaron el acuerdo de cernirse en los aires para precipitarse en tierra. La lógica más elemental nos advierte que no está en poder del hombre obrar tal intimación; en cuanto a las aves, dotarlas de razón es todo un desatino a la razón.

La segunda versión tendrá que ser desechada. De haber estado rarificada la atmósfera, habrían muerto solo las aves que volaban en ese momento.

Todavía hay una tercera versión, pero tan falaz que no resiste el análisis; una epizootia, de origen desconocido, las habría hecho más pesadas que el aire.

Toda versión es inefable y todo hecho es tangible. En el escoliasta hay un eterno aspirante a demiurgo. Su soberbia es castigada con la tautología. El único modo de escapar al hecho ineluctable de la muerte en masa de las aves, sería imaginar que hemos presenciado la hecatombe durante el sueño, pero no nos sería dable interpretarlo, puesto que no sería un sueño verdadero.

Solo nos queda el hecho consumado. Con nuestros ojos las miramos muertas sobre la tierra. Más que el terror que nos procura la hecatombe, nos llena de pavor la imposibilidad de hallar una explicación a tan monstruoso hecho. Nuestros pies se enredan entre el abatido plumaje de tantos millones de aves. De pronto todas ellas, como en un crepitar de llamas, levantan el vuelo. La ficción del escritor, al borrar el hecho les devuelve la vida. Y solo con la muerte de la literatura volverían a caer abatidas en tierra.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.