José Martí y la música - Mirada

José Martí y la música

Con selección, introducción y ensayo del doctor Salvador Arias

Autor:

Jesús Dueñas Becerra

José Martí y la música, con selección, introducción y ensayo del doctor Salvador Arias, fue el título que la editorial del Centro de Estudios Martianos presentó en la 24 Feria Internacional del Libro Cuba 2015.

¿Hasta qué punto y en qué medida influyó la música en el más universal de los cubanos? Desconocer esa faceta de la carismática personalidad del Apóstol minimizaría el horizonte estético-artístico y la sensibilidad humana que afloraba en su creación poético-literaria, al apropiarse de las armas facilitadas por la prosa, la poesía, el ensayo y el teatro, para transitar del drama épico a la interiorización de un conflicto pasional.

En cada una de esas manifestaciones artísticas brota la música cual agua cristalina que corre por los ríos subterráneos del espíritu, y deviene expresión genuina de sentimientos, emociones y vivencias, porque el mundo mágico de las corcheas y las semicorcheas latía en la región más íntima del alma noble y pura de ese hombre que amaba intensamente la patria que lo viera nacer y crecer, y a la humanidad.

Así lo manifestó, a los 22 años de edad, el joven José Julián, quien siempre le confirió gran importancia al tremendísimo arte que sintetiza timbres y sonoridades: «El color tiene más cambiantes que la palabra, así como en la gradación de las expresiones de la belleza, el sonido tiene más variantes que el color».

Según el fundador del periódico Patria, « […] hay una lengua espléndida, que vibra en las cuerdas de la melodía y se habla con los movimientos del corazón: es como una promesa de ventura, como una vislumbre de certeza, como prenda de claridad y plenitud. El color tiene límites: la palabra, labios: la música, cielo. Lo verdadero es lo que no termina: y la música está palpitando perpetuamente en el espacio».

Martí percibía la música como «[…] la compañera y guía del espíritu en su viaje por los espacios», y es mucho «más bello lo que brota de ella, que ella misma».

El Maestro encontraba «[…] en la música respuesta a todos nuestros deliquios, expansión para todos nuestros encogimientos. […]. Es como un hada invisible: en las ciudades invita a la alegría, al perdón y al movimiento: en campaña, pone las armas en manos de los combatientes».

El lenguaje universal del pentagrama «[…] es el hombre escapado de sí mismo: es el ansia de lo ilimitado surgido de lo limitado y de lo estrecho; es la armonía necesaria, preludio de la armonía constante y venidera».

El bardo mayor de la patria grande latinoamericana estima que «la música es más bella que la poesía, porque las notas son menos limitadas que las rimas: la nota tiene el sonido, el eco grave, y el eco lánguido con que se pierde en el espacio […]».

De acuerdo con el pensamiento martiano, «la vida es música, luz y color», porque eso es —precisamente— lo que sugiere el pentagrama sonoro y el arte de los pinceles.

El poeta y ensayista Cintio Vitier (1921-2006) destaca la pasión de Martí hacia esa manifestación de las bellas artes: «no solo en las voces e instrumentos humanos, Martí amó la música. También descubrió arrobado la naturaleza […]», ya que «la música para [él] no fue solo vivencia, alimento y opinión, sino también sustancia de su propio estilo».

En relación con la música popular, el criterio sustentado por el Héroe de Dos Ríos acerca de cuánto influye ese arte en el ser humano, escribió a María Mantilla: «a mi vuelta sabré si me has querido, por la música útil y fina que hayas aprendido para entonces: música que exprese y sienta, no hueca y aparatosa […]».

En uno de los textos complementarios, incluidos en el libro con el título Martí, estudiante de periodismo, el escritor, musicólogo y periodista Alejo Carpentier (1904-1980), Premio Cervantes de Literatura 1977, señala: «[…] en cuanto a José Martí, conocemos su elogio [al] compositor cubano Nicolás Ruiz Espadero y sus referencias a algunos músicos de su tiempo, que nos muestran al autor de los Versos Sencillos como hombre dotado de una fina sensibilidad musical».

A los amantes de la vida y la obra de José Julián Martí y Pérez que deseen profundizar aun más en la íntima relación que uno de los padres fundadores de la psicología cubana estableciera con la música, los invito a leer —con los ojos del corazón, que son los que saben ver— esa joya de la literatura martiana, que estoy seguro acariciará el intelecto y el espíritu humanos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.