Poesía de Nicolás Guillén

Nació en Camagüey en 1902 y murió en La Habana en 1989. Se le considera nuestro Poeta Nacional. Su obra es una síntesis de lo cubano al revalorizar el elemento negro e introducir el mestizaje en nuestra lírica nacional. Abordó también temas sociales y amorosos. Pero El Tintero quiere mostrar a sus lectores ese lado menos estudiado, con una selección donde Guillén se nos muestra quizá más cercano, juvenil e irreverente como también fue. He aquí algunos de esos poemas que así nos lo muestran.

Autor:

Juventud Rebelde

Piedra pulida

Vendrás cuando el camino te haya dado

su secreto, su voz.

Cuando —piedra pulida—

estés desnuda de ti misma,

y tengas la boca amarga,

y apenas te saluden las horas,

cruzadas de brazos.

 

Entonces, ya no podré hablarte,

porque estarás más sorda que nunca;

pasarás solamente

rodando hacia el abismo:

te veré hundirte en él,

sonora de saltos

y esperaré que suba

la última resonancia, el postrer eco,

piedra pulida,

desnuda de ti misma.

Sabás

Yo vi a Sabás, el negro sin veneno,

pedir su pan de puerta en puerta.

¿Por qué, Sabás, la mano abierta?

(Este Sabás es un negro bueno.)

 

Aunque te den el pan, el pan es poco,

y menos ese pan de puerta en puerta.

¿Por qué, Sabás, la mano abierta?

(Este Sabás es un negro loco.)

 

Yo vi a Sabás, el negro hirsuto,

pedir por Dios para su muerta.

¿Por qué, Sabás, la mano abierta?

(Este Sabás es un negro bruto.)

 

Coge tu pan, pero no lo pidas;

coge tu luz, coge tu esperanza cierta

como a un caballo por las bridas.

Plántate en medio de la puerta,

pero no con la mano abierta,

ni con tu cordura de loco:

aunque te den el pan, el pan es poco,

y menos ese pan de puerta en puerta.

 

¡Caramba, Sabás, que no se diga!

¡Sujétate los pantalones,

y mira ver si te las compones

para educarte la barriga!

La muerte, a veces, es buena amiga,

y el no comer, cuando es preciso

para comer, el pan sumiso,

tiene belleza. El cielo abriga.

El sol calienta. Es blando el piso

del portal. Espera un poco,

afirma el paso irresoluto

y afloja más el freno…

¡Caramba, Sabás, no seas tan loco!

¡Sabás, no seas tan bruto,

ni tan bueno!

 

Digo que yo no soy un hombre puro

Yo no voy a decirte que soy un hombre puro.

Entre otras cosas

falta saber si es que lo puro existe.

O si es, pongamos, necesario.

O posible.

O si sabe bien.

¿Acaso has tú probado el agua químicamente pura,

el agua de laboratorio,

sin un grano de tierra o de estiércol,

sin el pequeño excremento de un pájaro,

el agua hecha no más de oxígeno e hidrógeno?

¡Puah!, qué porquería.

Yo no te digo pues que soy un hombre puro,

yo no te digo eso, sino todo lo contrario.

Que amo (a las mujeres, naturalmente,

pues mi amor puede decir su nombre),

y me gusta comer carne de puerco con papas,

y garbanzos y chorizos, y

huevos, pollos, carneros, pavos,

pescados y mariscos,

y bebo ron y cerveza y aguardiente y vino,

y fornico (incluso con el estómago lleno).

Soy impuro ¿qué quieres que te diga?

Completamente impuro.

Sin embargo,

creo que hay muchas cosas puras en el mundo

que no son más que pura mierda.

Por ejemplo, la pureza del virgo nonagenario.

La pureza de los novios que se masturban

en vez de acostarse juntos en una posada.

La pureza de los colegios de internado, donde

abre sus flores de semen provisional

la fauna pederasta.

La pureza de los clérigos.

La pureza de los académicos.

La pureza de los gramáticos.

La pureza de los que aseguran

que hay que ser puros, puros, puros.

La pureza de los que nunca tuvieron blenorragia.

La pureza de la mujer que nunca lamió un glande.

La pureza del que nunca succionó un clítoris.

La pureza de la que nunca parió.

La pureza del que no engendró nunca.

La pureza del que se da golpes en el pecho, y

dice santo, santo, santo,

cuando es un diablo, diablo, diablo.

En fin, la pureza

de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro

para saber qué cosa es la pureza.

Punto, fecha y firma.

Así lo dejo escrito.

 

Bares

Amo los bares y tabernas

junto al mar,

donde la gente charla y bebe

sólo por beber y charlar.

Donde Juan Nadie llega y pide

su trago elemental,

y están Juan Bronco y Juan Navaja

y Juan Narices y hasta Juan

Simple, el solo, el simplemente

Juan.

 

Allí la blanca ola

bate de la amistad;

una amistad de pueblo, sin retórica,

una ola de ¡hola! y ¿cómo estás?

Allí huele a pescado,

a mangle, a ron, a sal

y a camisa sudada puesta a secar al sol.

 

Búscame, hermano, y me hallarás

(en La Habana, en Oporto,

en Jacmel, en Shanghai)

con la sencilla gente

que sólo por beber y charlar

puebla los bares y tabernas

junto al mar.

 

Ejercicio de piano con amapola de siete a nueve

de la mañana

Año de 1910

Método Eslava.

 

Sobre la quemadura de la amapola

aplícate jazmines, que eso la cura;

si acaso fuese grave la quemadura

usarás la camelia, pero una sola.

 

Cuando el cielo en verano se tornasola

y ni una nube vaga de cruel blancura,

y el hastío te invade como una impura

serpiente que te aprieta y asfixia y viola,

 

búscate una muchacha que toque viola,

siempre que de ella sea la partitura,

y quémala tú mismo con amapola;

 

una muchacha fresca, sonriente y pura,

y dale una camelia, pero una sola,

si acaso fuese grave la quemadura...

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.