Tintazos

Autor:

El Escribano

Despues de ser nominado tres veces previas, el británico Julian Barnes por fin ganó el codiciado premio Booker por su novela corta The Sense of an Ending, una meditación sobre el envejecimiento y la memoria. Su victoria vino después de una contienda llena de rencores, no entre los finalistas, sino entre los comentaristas culturales, quienes acusaron a los jueces de favorecer el gusto popular en lugar de la calidad literaria.

***

La imaginación sin límites de la escritora puertorriqueña Giannina Braschi quedó plasmada en su libro United States of Banana, una novela que explora la vida de los 50 millones de hispanos en Estados Unidos, el estatus político de Puerto Rico y la relación política y comercial entre América Latina y EE.UU. A través del personaje de Hamlet, creado por William Shakespeare; Zaratustra, del escritor alemán Friedrich Nietzsche, y un político boricua llamado Segismundo que está encerrado en las mazmorras de la Estatua de la Libertad, Braschi avizora la caída del imperio norteamericano y la llamada liberación de los hispanos. «Hablo de la inconformidad de la gente. Todos estos que protestan en Wall Street ahora... esa inconformidad yo la sentí mucho antes», declaró la autora a raíz de la puesta en circulación de su libro.

***

Con El país imaginado, el escritor argentino Eduardo Berti se adjudicó esta semana en Buenos Aires el premio Emecé de Novela en su edición número 51. La obra está ambientada en China durante los años 40 y retrata la rebelión de una adolescente frente a los mandatos y las tradiciones de la cultura ancestral a la que pertenece. Berti es autor de las novelas Agua, La mujer de Wakefield, Todos los Funes y La sombra del púgil.

***

El poeta italiano Andrea Zanzotto murió este octubre a los 90 años de edad en un hospital de Conegliano. Zanzotto, que trabajó como profesor y crítico, comenzó a hacerse un nombre en el mundo de la poesía en los años 50, recibiendo los elogios de Eugenio Montale y Giuseppe Ungaretti. Entre sus obras están Dietro il paesaggio (1951), La Belta (1968) y Sovrimpressioni (2001). Hijo de un pintor de paisajes y miniaturas, el poeta estudió literatura en Padua entre 1938 y 1942, antes de adscribirse a la insurgencia italiana en 1943. Su experiencia como partisano, así como la destrucción de su pueblo natal por tropas alemanas, marcaron no solo su vida, sino también su obra.

***

Para el canadiense Leonard Cohen, trovador y poeta distinguido con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en este 2011, Lorca fue el poeta que más influyó en su adolescencia. En la ciudad española de Oviedo declaró que tras empezar a leer con 15 años los versos del granadino, conoció un «paisaje tremendamente familiar» y que era «muy cercano al silencio». De gran profundidad poética, Leonard Cohen comenzó a escribir poemas a los 16 años y a los 22 publicó su primer título. «Lorca fue el primer poeta que me invitó a vivir en su mundo», aseguró este artista, quien ha sido calificado por algunos como el «poeta de la soledad».

***

Una profesora londinense de escritura creativa, Sarah Bakewell, ha llegado a obsesionarse tanto con la obra del francés Michel de Montaigne (1533-1592) que propone seguir al pie de la letra los textos del pensador como si fueran un libro de autoayuda. En el voluminoso título Una vida con Montaigne, la Bakewell va más allá de ofrecer una exhaustiva y documentada biografía del autor de los célebres Ensayos, para especular acerca del vastísimo conocimiento del mundo que poseía aquel, y suponerlo, de vivir en nuestra época, como un adicto a Twitter.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.