Ciencia con cerebro

El desarrollo y aplicación de novedosas técnicas distinguen las cinco décadas del Instituto de Neurología y Neurocirugía

Autor:

Mayte María Jiménez

Como guía y luz esperanzadora para miles de pacientes que a lo largo del archipiélago han requerido de estos servicios médicos, el Instituto de Neurología y Neurocirugía arriba a su aniversario 50.

La prestigiosa institución ha sido protagonista de cirugías cerebrovasculares, neuroendoscopias, intervenciones raquemedulares, cirugía de la epilepsia, y el abordaje de lesiones cerebrales y tumores.

El doctor Enrique Michel Esteban Hernández, director de la institución, explicó que tras un importante programa inversionista, que comenzó en el año 2004, el centro cuenta con una capacidad de 72 camas y dispone de laboratorios especiales, entre los que se destacan el de neurobiología, bioquímica, inmunología, genética y neurofisiología, muchos de estos con equipamiento a la altura del Primer Mundo.

«Tenemos un recurso humano altamente preparado, pero aún no poseemos toda la tecnología que quisiéramos y está prevista para la institución, pues son equipos muy caros», señaló.

Fundado el 29 de enero de 1962, el Instituto de Neurología y Neurocirugía tuvo como propósito desarrollar la red de neurología y neurocirugía en el más breve tiempo posible, para asistir a todas las personas aquejadas de enfermedades de esta rama de la Medicina.

Uno de los servicios que comenzó desde aquellos primeros años y que hoy ha alcanzado gran desarrollo es la neuroftalmología.

Antes del triunfo de la Revolución en Cuba la neurología no tenía desarrollo alguno; existía solo un especialista y los otros médicos se relacionaban más bien con la psiquiatría, y esta atención solo estaba al alcance de la clase más adinerada.

En 1961 al doctor Rafael Estrada, único neurólogo graduado, se le encarga agrupar los escasos recursos humanos y materiales con los que se contaba en la especialidad para fundar un centro especializado.

El Instituto fue protagonista del primer neurotrasplante de la enfermedad de Parkinson, el inicio de las embolizaciones como método terapéutico, la apertura de la unidad cerebrovascular y ventilatoria, el descubrimiento y descripción de la ataxia olivopontocerebelosa autosómica dominante, en la provincia de Holguín, así como de la caracterización clínica y manejo terapéutico del Síndrome de Landry-Guillain-Barré-Strohl, y el inicio de los estudios de neuropatología. En este momento cuenta con los archivos de láminas de patología más completos y amplios del país.

Durante estos años ha rectorado los estudios neurofisiológicos en Cuba, la neurosicología y avances importantes en investigaciones del coma y la muerte, así como el monitoreo intraoperatorio neuroquirúrgico.

Igualmente, es guía del Programa Nacional de Enfermedades Cerebrovasculares, la generalización del diagnóstico y atención de algunas enfermedades genéticas del sistema nervioso, y la creación de un sistema unificado de diagnóstico cognitivo para el Hipotiroidismo Congénito.

Actualmente en Cuba hay unos 500 especialistas, entre neurólogos y neurocirujanos, en la red nacional para atender este tipo de padecimientos, especialmente las enfermedades cerebrovasculares, que constituyen la tercera causa de muerte en el país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.