Lauros a la excelencia

Anuncia la Academia de Ciencias de Cuba sus premios anuales por los resultados de la investigación científica en 2016. Un reconocimiento especial a la brigada médica Henry Reeve que combatió el ébola en África Occidental también fue aprobado este sábado

Autor:

Aileen Infante Vigil-Escalera

Justo en el paraninfo de la Academia de Ciencias de Cuba, donde hace 57 años el Comandante en Jefe Fidel Castro expresara que el nuestro tenía que ser necesariamente un país de hombres de ciencia, porque lo que más iba a sembrar la Revolución eran oportunidades a la inteligencia, fueron anunciados este sábado los 65 ganadores del Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba 2016.

Distribuidas en las cinco grandes ramas de las ciencias: Agrarias y de la Pesca (12), Técnicas (seis), Naturales y Exactas (15), Sociales y Humanísticas (17) y Biomédicas (15), las investigaciones premiadas fueron elegidas entre un total de aproximadamente 300 propuestas presentadas el pasado año, en respuesta a la convocatoria de esa institución científica.

«Tras una revisión previa a nivel provincial, las investigaciones que llegan a nuestra sede son rigurosamente examinadas y discutidas por expertos de las comisiones de trabajo de cada rama científica. Ellos, primero divididos para el trabajo en pares, y posteriormente en colectivo, son los encargados de hacer la selección previa que se lleva al Pleno de la Academia para su última presentación, votación y aprobación», explicó la Doctora en Ciencias Lilian Álvarez Díaz, secretaria académica de la institución.

Hace más de 20 años, agregó, este Premio prestigia el quehacer científico en la Isla y constituye una de las principales funciones asignadas a la Academia como órgano consultivo y asesor del Estado cubano en materia de ciencia y tecnología.

Según el Decreto-Ley 163 del 3 de abril de 1996, la emblemática entidad, continuadora de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, fundada el 19 de mayo de 1861, tiene entre sus misiones integrar y representar a la comunidad científica nacional, con lo cual contribuye al desarrollo de la ciencia y al progreso socioeconómico del país.

Además, debe promover la divulgación de los avances científicos nacionales e internacionales, elevar la ética profesional y la valoración social de la ciencia, fomentar la participación activa de esas y otras actividades de interés nacional de las sociedades científicas, y estrechar los vínculos de los científicos y sus organizaciones entre sí, con la sociedad y con el resto del mundo.

De ahí que, entre los requisitos exigidos a las investigaciones aspirantes al lauro, se encuentren estar avaladas por publicaciones importantes a nivel nacional e internacional, que en su autoría haya dos o más doctores, y que tengan aplicación; este último es indispensable en las propuestas de ciencias agrarias y técnicas.

«En base a ello, alcanzan el alto reconocimiento entre 60 y 65 trabajos al año, aunque hemos llegado a premiar hasta 86. Pero las cifras no son tan significativas como lo que representa el hecho de que cada edición demuestra la alta calidad del quehacer científico en el país», indicó la también Miembro de Mérito de la Academia.

Durante el pleno, presidido por las Doctoras Elba Rosa Pérez Montoya y Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministras de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y Educación, respectivamente, y el Doctor Carlos Rodríguez Castellanos, vicepresidente de la Academia de Ciencias, se propuso la entrega de un reconocimiento especial a la brigada médica cubana Henry Reeve que combatió el ébola en África Occidental

La ceremonia oficial de entrega de los Premios tendrá lugar el sábado 1ro. de abril.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.